Procedimientos de ensayo e investigación en cables adherentes



Procedimientos de ensayo e investigación en cables adherentes. Gracias al colaborador Luis Raul Moriel por enviarnos esta información.

Se puede soltar un cordón de un anclaje para medir su fuerza efectiva y así verificar la tensión en el cordón (ensayo denominado “lift-off”), pero estos ensayos son difíciles de realizar en el caso de los cables monocordón de una estructura terminada. Debido a que el cordón se corta cerca de las cuñas, se necesitan herramientas especiales para agarrar el extremo del cordón para tirar del mismo y aflojar las cuñas. La corrosión aumenta la fuerza de trabazón de las cuñas y debilita el extremo del cordón, lo cual dificulta ejecutar este procedimiento. Debido a la probabilidad de dañar permanentemente el anclaje y el cordón, no es posible soldar una prolongación en el extremo del cordón.

En el caso de los anclajes con sistema de fijación tipo barril, es posible agarrar el barril para de este modo tirar del cable. Sin embargo, se debe tener cuidado ya que los barriles generalmente han sido tratados térmicamente, lo cual los hace duros, difíciles de agarrar y no permite realizar soldaduras. Los ensayos descriptos en el párrafo anterior no proveen información en cuanto a la cantidad o la distribución de la corrosión sobre el cordón, ni tampoco son una indicación de la pérdida de resistencia última. Estos ensayos sólo permitirán saber si el cordón tiene la capacidad necesaria para soportar la fuerza ejercida por el gato una vez que se aflojan las cuñas. Típicamente, estos los ensayos no superan la tensión utilizada para calzar las cuñas.  Algunas veces el cordón se rompe inmediatamente después que se aflojan las cuñas, lo cual indica que la pérdida de resistencia ocurrió antes del ensayo. Lógicamente el paso siguiente consiste en retirar la vaina del cable para realizar una inspección. Una alternativa consiste en verificar la tensión en el cordón utilizando equipos que permiten analizar las características vibratorias del cordón teso.

Estos equipos se pueden adaptar a partir de los equipos utilizados para monitorear los cables de los puentes atirantados y otras aplicaciones similares. Se expone una parte del cordón, típicamente alrededor de 2 ft (600 mm), y se revisan los extremos de la longitud expuesta para localizar puntos nodales. Se fija una acelerómetro al cordón expuesto y se golpea el cordón para excitarlo. La vibración se transmite del acelerómetro al equipo de medición para determinar la tensión en el cordón en función de la frecuencia vibratoria. Verificar la tensión mediante este procedimiento tampoco permite obtener información detallada respecto de la corrosión del cordón.

Realizar ensayos de carga en vigas y losas de acuerdo con ACI 318, “Evaluación de la resistencia de estructuras existentes,” no permite obtener información detallada respecto del estado de los cables individuales. Podría haber fallado un número significativo de cables sin que este hecho sea detectado por un ensayo de carga. El período de tiempo posterior a los ensayos durante el cual los resultados son válidos está sujeto a un importante grado de incertidumbre, y ACI 318 no contiene ninguna guía para estimar la vida de servicio remanente. Además, los ensayos de carga son costosos e invasivos. Por lo tanto, aunque un ensayo de carga puede confirmar que la parte de la estructura ensayada tiene una resistencia adecuada en el momento del ensayo, este método tiene limitaciones cuando se lo aplica a estructuras en las cuales se conoce o sospecha la presencia de daños por corrosión en cables no adherentes.

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Procedimientos de ensayo e investigación en cables adherentes. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/construccion/procedimientos-ensayo-cables.html.