Berthold Konrad Hermann Albert Speer



Berthold Konrad Hermann Albert Speer.

Berthold Konrad Hermann Albert Speer fue un arquitecto que en la Segunda Guerra Mundial, fue Ministro de Armamento y Producción de Guerra del Tercer Reich. Fue además el jefe arquitecto de Hittler antes de asumir el cargo de oficial del ministerio. Nació el 19 de marzo de 1905, y murió el 1 de septiembre de 1981, luego de haber pasado 20 años encarcelado por ser participe en los actos del partido Nazi. Sus habilidades arquitectónicas lo hicieron escalar notablemente dentro del partido de Nazi y se convirtió en miembro del círculo cercano a Hittler.

El dictador lo comisionó para diseñar y construir un sin numero de estructuras, incluyendo la Cancillería del Reich y el Estadio Zeppelinfeld en Nuremberg, donde los eventos deportivos del partido se realizaban. También hizo planos para la reconstrucción de Berlín a gran escala, con grandes edificios, amplios bulevares, y la reorganización del sistema de transportación. Como ministro, aplicó reformas para que la producción de guerra de Alemania continuara incrementándose masivamente para devastar el bombardeo aliado. Después de la guerra fue sentenciado a 20 años de prisión por su rol en el régimen nazi, principalmente por el uso de trabajo forzado.

Dentro de sus mas reconocidos trabajos están, la Tribuna del Campo Zeppelín, que es la zona de los desfiles militares y el área de discursos de Hittler, y el área de desfiles de Nuremberg  Para el diseño de la Tribuna, se enfocó en la antigua arquitectura dórica del altar de Pérgamo de Turquía, magnificado una escala gigante. Esta podía alojar 240,000 personas. Para los grandes eventos en los que se convocaba a todos los soldados, se colocaban 150 proyectores antiaéreos colocados a una distancia promedio de 40 pies, lo que creaba un efecto sobre la Tribuna Zeppelin, que los propios alemanes le llamaban “Catedral de Luz”. Estas luces creaban una serie de barras verticales que rodeaban a la audiencia y no permitían que los pilotos enemigos pudieran enfocar el objetivo. Otras de las obras que se más se destacan se encuentran también el trabajo de la renovación de el apartamento del canciller en la Cancillería de Berlín, agregándole un balcón, famoso en la historia, porque desde allí Hittler saludaba a la multitud que iba a verle, trabajo que le abrió las puertas dentro del partido e hizo ganarle la confianza del dictador.

También el acomodamiento por encargo de los barrancones donde se alojaban los obreros en la construcción del las grandes autopistas que comunicaban a todo Alemania. La ciudad de Nuremberg, como sede militar del régimen Nazi, estaba propuesta para alojar edificios oficiales, los cuales, en su gran mayoría, no se llegaron a construir. Dentro de estos proyectos sin realizar, se destaca el Estadio Alemán, el cual iba a tener una capacidad para 400 mil visitantes, en el celebrarían los Juegos Arios, visualizados por Hittler para que sean los sustitutos de los Juegos Olímpicos. Otra obra sería la Wehrmacht, una gran área donde se preveía realizar desfiles militares y ejercicios de combate para 160 mil visitantes. En Berlín, Hittler planeo proyectos para convertirla en una capital mundial, con estructuras como el denominado “Gran Pabellón”, proyectado para tener una altura de 290 metros.

Otro Arco del Triunfo, pero con magnitudes increíbles para resaltar las nuevas hazañas nazis, y reinterpretar la derrota de este país en la primera guerra mundial, fue diseñado pero quedado solo en planos. El responsable de todos estos nuevos trabajos sería Speer, pero son proyectos que se quedaron como maquetas e incluso como sólo planos, debido al comienzo de la revuelta en el año de 1939. Al momento de diseñar todas estas nuevas edificaciones, y estructuras de gran funcionabilidad, la mayoría para fines militares, Speer pensó en la teoría del “valor de las ruinas”, en la que estos nuevos edificios se llevarían a cabo de forma que dejaran ruinas visualmente agradables para un futuro lejano, llegando a ser las mismas, los restos del legado de la magnitud del Tercer Reich, con Hittler como líder, en comparación con las ruinas de la antigua Grecia, Roma o Egipto, como símbolo de grandeza de estas civilizaciones


Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Berthold Konrad Hermann Albert Speer. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/construcciones/berthold-konrad-hermann.html.