Elegir un ventilador para el baño


   


Elegir un ventilador para el baño.

Lo primero que la persona debe de hacer es elegir el estilo de ventilador de escape que quiere instalar para su cuarto de baño. Después de la elección, debe de decidir el tamaño adecuado que va a necesitar. El estilo y el tamaño de este se determinará mediante la estructura y el tamaño del cuarto de baño.

Si el cuarto de baño es pequeño la elección de este deberá de ser en pequeñas proporciones. Estos ventiladores vienen con elementos adicionales que pueden ser utilizados en baños donde hay saunas o tinas calientes, ya que estos producen una mayor cantidad de humedad. El vestidor de escape debe entregar como mínimo ocho cambio de aire por hora. Estos cambios se pueden determinar realizando operaciones matemáticas. Estas se realizan calculando el tamaño cúbico de su baño y multiplicando la longitud por el ancho.El productor se volverá a multiplicar por la altura del mismo y se dividirá entre 60 (minutos que tiene una hora).

Para llegar a la tasa mínima de cantidad de aire por minuto debe de multiplicar el resultado por 8.Es recomendable prender por unos 20 minutos el ventilador después de cada ducha. Algunos ventiladores vienen con in interruptor temporalizador, de esta forma este prendará automáticamente y se apagará luego de 20 minutos. Los ventiladores deben de expulsar el aire para el exterior del baño. Esto es un punto muy recomendable a la hora de elegir un ventilador ya que existen ventiladores que expulsan el aire hacia el desván, estos ventiladores no son muy aconsejable ya que transfieren el aire a otro cuarto, por ejemplo al desván y estaría en el mismo problema; ya que las paredes se humedecerán al igual que todos los elementos que lo conforman.

Una de las mejores opciones para elegir un ventilador es el que expulsa la salida del humo hacia el techo, este debe de tener un amortiguador de aire para evitar las fugas. Muchos usuarios optan por elegir la ventilación a través de un sofito horizontal ubicado en el tejado voladizo. Pero esta elección permite que el flujo de humedad se dirija hacia el ático y bajo los aleros, lo cual dañaría todos los elementos del aire, así como sus paredes y puertas. Si el usuario no quiere que su sistema produzca mucho ruido a la hora de trabajar, se puede utilizar conductos de 4 pulgadas en lugar de 3 pulgadas. Estas además pueden evitar la producción de doblajes en las tuberías


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario