Metodos para pintar paredes interiores


   


Métodos para pintar paredes interiores. Al pintar las paredes interiores de nuestra casa debemos de tener en mano todas las herramientas necesarias.

preparar la pared para la pintura y hacer una inversión en los pinceles de diversos tamaños, los cuales nos servirán para trabajar más cómodamente en las pequeñas o distintas áreas del lugar. Para esquinas o áreas de difícil acceso, un cepillo o pincel pequeño, va a ser muy útil. Para las esquinas y rincones, bastara con un pincel de tamaño mediano. Luego de que se aplique una capa con el pincel, este debe de guardarlo hasta que la pintura seque por unas horas y entonces le aplica una segunda capa de pintura a la pared. Es indispensable agitar bien la lata de pintura, mezclando desde el fondo, para esto un palo agitador grande es lo ideal.

Junto a muestras de pintura, un rodillo de pintura, y finalmente la pintura que se va a utilizar en las paredes interiores, mas un recipiente, es todo lo preciso para pintar las paredes interiores.  El rodillo de pintura, es muy efectivo cuando se van a pintar zonas grandes, ya que ayuda a terminar en menos tiempo y la pintura en las paredes interiores se aplicara con más uniformidad. Cuando se utiliza un rodillo, hay que cubrirlo bien de pintura, luego dejar que gotee por unos segundos. Se mueve de arriba hacia abajo, formando una “v” en la pared interior.

Este es el proceso que se repetirá hasta finalizar. Las pequeñas áreas alrededor de de los borde se retocan luego con una brocha o pincel. En las áreas que quiere proteger es bueno asegurarse de que tienen la cinta adhesiva colocada, hasta finalizar el trabajo. Dependiendo de los colores que se utilicen, serán necesarias varias capas de pintura para que cubra bien el fondo o para que la pintura luzca pareja en todos lados de las paredes interiores, cuando el color es oscuro, a veces basta con una mano. Para no desperdiciar la pintura, al verterla en la sartén, solo llénelo aproximadamente hasta la mitad. Sumerja el pincel dentro de la sartén, y déjelo gotear unos cuantos segundos. Traslade el pincel contra la orilla del recipiente moviéndolo hacia arriba para retirar el exceso de pintura de los dos lados del pincel.

En preferible que la cantidad de pintura que tenga el pincel no sea demasiada, de lo contrario la pintura puede gotear y dejar marcas en la pared interior que se esta pintando. Una táctica, en comenzar por el centro de las paredes interiores y luego ir trabajando hacia las orillas de las paredes.  Si esta realizando la pintura de sus paredes interiores con una brocha, no es necesario tener mucha pintura al mano, esto inclusive puede resultar incomodo.

La brocha se utiliza entre los dedos pulgar e índice y se mueve contra la pared. Se va alternando con golpecitos y subiendo por la pared. Independientemente de cual sea el proceso que utilice para pintar es importante que le permita secar bien a la pintura, antes de aplicar una segunda capa


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*