Formas abiertas


   


Formas abiertas

Formas abiertasLa separación entre lo interior y lo exterior es menos evidente. Ambos tienden a estar tan estrechamente relacionados que resulta arbitrario decir que uno es exterior y el otro, interior. Ilustraremos esto con arquitectura y escultura.

La tendencia de la arquitectura contemporánea es la forma abierta, tanto al proyectar como en la posición visual Creo que nuestra nueva sensibilidad respecto al espacio tiene mucho que ver con esto. Ya no nos satisface vivir en cajas aisladas con aberturas por donde atisbar ocasionalmente el exterior. No nos vemos tampoco obligados a amontonarlos alrededor del hogar o de la estufa si buscamos calor.

Los nuevos recursos para lograr un ambiente de espacios complejos interdependiente nos apasionan: espacios que influyen dentro y fuera de los demás; espacios que pueden unirse o separarse a voluntad; espacios que enlazan lo interior con lo exterior, que traen la naturaleza a nuestro ámbito y proyectan la vida fuera de el. Aun sentimos algunas veces como si nos arrastráramos dentro de una cueva y nos encerráramos allí. Pero nuestra nueva arquitectura puede evitar eso.

El hecho es que no queremos vivir así todo el tiempo; gozamos también de la libertad que la forma abierta hace posible. Compárese la casa colonial de Nueva Inglaterra con la casa Kaufmann, de Frank Lloyd Wright. En la primera, la simple envoltura rectangular impone un límite rígido a la distribución del espacio. Resulta necesaria una serie de células regulares con fuerte cerramiento. La última es libre y flexible. Del núcleo central surgen planos y masas que responden a una organización literal del espacio. La casa emerge del paisaje. Integra el medio ambiente tanto como la cascada sobre la cual está posada.

El “rescate” de Lipchits es otro ejemplo del mismo tratamiento. Las masas se abren y dejan penetrar el espacio como las celdas de un panal. Se estiran como pseudopodios de una ameba para abarcar el espacio circundante. Es imposible definir la envoltura formal. Las formas están controladas por el movimiento dinámico que irradia el núcleo central perceptivo y que vuelve a él nuevamente. Nuestra exposición ha señalado los valores expresivos de este tipo de composición y ha dado énfasis a la intensa actividad espacial que inevitablemente involucra. Es menester tener en cuenta cuatro conceptos: forma exterior, forma interior, forma cerrada y forma abierta. (Fundamentos del diseño)


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario