La arquitectura en la antiguedad


   


La arquitectura en la antiguedad

La arquitectura en la antiguedadAsí, los griegos descubrieron desde muy temprano este elemental principio de diseño bioclimático para regiones frías y templadas del hemisferio norte, que ha sido reiteradamente empleado a lo largo de la historia en disímiles culturas y localizaciones geográficas.

Este principio se utilizó también en la antigua China y en el Imperio Romano (Butti y Perlin, 1985). Los romanos descubrieron, además, el efecto invernadero: usaban en sus baños y termas una especie de vidrio producido a partir de capas delgadas de mica que colocaban en ciertas zonas de las termas, regularmente orientadas al noroeste, buscando la máxima captación solar en horas de la tarde y fundamentalmente durante el invierno.

El Imperio Romano ocupó un vasto territorio con disímiles condiciones climáticas, algunas de las cuales, en ciertos lugares, variaban de manera considerable a lo largo del año. En estos casos resultaba muy difícil lograr en todo momento condiciones ambientales interiores apropiadas solo mediante el diseño arquitectónico; por tanto, se optaba por mover los espacios interiores de las viviendas en las diferentes estaciones (por ejemplo, se recomendaba ubicar el comedor hacia el poniente en invierno), o podían existir, incluso, residencias para usar por temporadas. Casa Típica de la antigua Grecia.

El pórtico orientado al sol protegía las habitaciones del sol alto de verano y permitía el paso del sol alto de invierno. La experiencia de los romanos del período clásico en materia de diseño bioclimático quedó recogida en los tratados de Vitrubio, que han sido objeto de estudio para los arquitectos del planeta a lo largo de la historia hasta hoy. (Colaborado por: Albania Contreras caprialbania@hotmail.com, Arquitectura neoclásica de la ciudad de La Vega – )


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*