Ordenes arquitectonicos



Orden Dórico.

En el orden dorico, el edificio se levanta sobre una base de tres escalones, llamados estereóbatos los dos inferiores y estilóbato el superior. Sobre el estilóbato se apoyan directamente las columnas. El fuste se compone de tambores superpuestos y no es liso, sino que esta marcado longitudinalmente por estrías, normalmente veinte si bien pueden ser también dieciséis, con sección en forma de fragmento de elipse. Las aristas de las estrías son vivas. El diámetro del fuste disminuye con la altura, pero no de forma regular, ya que se ensancha hacia el centro. Este ensanchamiento recibe el nombre de entasis. En el extremo superior del fuste se abren tres pequeños surcos horizontales. El capitel presenta una fina moldura, llamada collarino, un ensanchamiento denominado equino sobre el que apoya el entablamiento. El entablamiento esta formado por tres elementos horizontales: el arquitrabe o epystilon, el friso y la cornisa.

El arquitrabe es la transposición en piedra de la viga de madera que en un principio constituía el soporte horizontal de la estructura superior del templo. Su superficie es siempre lisa. El friso es otra estructura horizontal que se apoya sobre el arquitrabe, y en el estado antiguo de las cubiertas de madera constituida la salida hacia fuera de las vigas longitudinales, de modo que asomaban la cabeza, dejando unos espacios regulares intermedios. Al pasar a la utilización de la piedra, el efecto de la testa de las vigas se sustituye por los triglifos, elementos rectangulares, decorados por tres lísteles verticales. Las zonas que antiguamente quedaban entre las cabezas de las vigas se transforman en zonas aproximadamente cuadradas, llamadas metopas, en muchos casos decoradas con relieves o pinturas, pero generalmente lisas. Según las normas, los triglifos tenían que corresponderse con los ejes de cada columna y con el centro de cada intercolumnio, mientras que los correspondientes a las columnas de los extremos debian hallarse en contacto con el de sus ángulo continuo. O sea: los triglifos tenían que estar juntos, sin que se pudiese intercalar metopas entre ellos. Debajo de cada triglifo se halla un pequeño saliente horizontal de piedra del que cuelgan seis gotas.

La cornisa es, en su parte inferior, el mas alto, elemento horizontal del templo, terminando un triangulo cuyos lados superiores son las dos vertientes del tejado. Resulta, de esta forma un espacio triangular o frontón cuya parte interior o tímpano se rellenaba con esculturas en la mayoría de los casos. Con el tiempo, vario el sistema de proporciones. Así los intercolumnios, estrechos en un principio, eran equivalentes al diámetro de la columna o menos. Después se ensancharon multiplicándose por tres, lo que significo crear un mayor espacio de aire; este, junto con la mayor esbeltez que los fustes adquirieron con el tiempo, hizo que los templos fueran cada vez menos pesados y presentaran un aspecto de mayor esbeltez. La relación entre el diámetro de la base y la altura de la columna fue en un principio de 1:4 o de 1:4,5. en el Partenón esta relación es ya de 1:5,5, y en el Nemea de 1:6. constituye uno de los ejemplos de cómo, sin variar los modelos, permanentes y tradicionales, la arquitectura griega no se redujo a copiar de una generación a otra, sino que fue perfeccionando, paso a paso, los prototipos.Orden Jónico. En el orden Jónico la columna se distingue de la dorica en que tiene basa y en que su capitel es distinto. La base Jónica esta constituida por elementos cóncavos, llamados escocias, y otros convexos denominados toros. Ambos elementos adoptan diferentes combinaciones, según fechas y lugares.

La base ática, esto es la de Atenas, tomo la forma de dos toros separados por una escocia; este es el tipo que paso a Roma y usaron los arquitectos del Renacimiento. Lo mas característico de este orden es el capitel, que contiene un equino con ovas, una voluta saliente y un ábaco con hojas. El fuste es mas esbelto que el dorico y no forma entasis. En su origen fue liso, pero pronto presento también estrías, en numero de veinticuatro. Las estrías terminan en curva en los dos extremos, esto es, están achaflanadas. El entablamento consta de arquitrabe, el cual no es liso como en el orden dorico, sino dividido en tres bandas horizontales, ligeramente salientes cada una sobre la inferior. Cuando no existe friso, la cornisa apoya sobre el. Si hay friso, es liso, lo que hace que puedan aplicar relieves, como sucede en los templos mas suntuosos, en los que tenemos espléndidas muestras de las posibilidades de este largo espacio horizontal sin trabas. La cornisa es muy similar a las del orden dórico. Es típico del Jónico el sustituir, a veces las columnas por mujeres u hombres que sostienen la techumbre.

A estas esculturas se las llama cariátides o talantes. En las primeras, sus cabezas se unen al entablamiento por medio de unas cestas florales que llevan sobre aquellas, evitando así la sensación de esfuerzo. Orden Corintio. Se suele denominar orden corintio lo que no es mas que una modificación del jónico que afecta mas que al capitel y, por tanto, no se trata de un “orden”distinto. El capitel corintio, en relación con el jónico, es mucho mas ornamentado. La forma típica de este capitel es la de una campana invertida, coronada por un ábaco con caras cóncavas y adornado de una doble fila de hojas de acanto, olivo, perejil, cardo, escarola u otras similares. Las de la segunda fila son de doble tamaño que las primeras, y en sus intervalos brotan vástagos, llamados caulículos, con otras hojas de las que nacen las volutas, que son de dos dimensiones; las mayores van a arrollarse bajo los ángulos del ábaco, y las otras hacia el medio de cada una de las caras del capitel, donde se reúnen dos en dos. De entre estas dos ultimas sale un vástago con la flor, que es la rosa o reoseta del capitel.


Las columnas tendieron a construirse mas altas que las jónicas, lo que les da mayor esbeltez. Se adopto este capitel en la época helenística y como símbolo de la época puede considerarse el templo de Zeus Olímpico de Atenas, que terminaron los romanos.Urbanismo. La creación esencial de la sociedad es la ciudad, la polis como así la denominaban, la ciudad entendida no como venia siendo, una simple agregación de casas y de gentes, sino como algo orgánicos, íntimamente relacionado en que el hombre, el “ciudadano” no se limita simplemente a vegetar sino que vive comunitariamente y se siente solidario. La creación y aplicación de nuevas urbes durante la época helenística, permitió adoptar nuevas disposiciones urbanísticas, aplicándose la llamada planta hipodamica porque su invención se atribuyo a Hipodamo de Mileto, un arquitecto del siglo IV antes de Jesucristo. Es la ciudad de planta regular con series de calles paralelas que se cruzan con otra en ángulo recto y que da al plano una forma de damero como en nuestras ciudades modernas. El mismo concepto urbanístico se aplico a los edificios públicos monumentales. Ya no basto proyectar el edificio en si, sino su incorporación en el conjunto, buscándose perspectivas y adoptando el concepto de plaza, esto es, un espacio de aire, vació, rodeado de edificios monumentales que armonizan entre sí.  (Fuente oficial del articulo: Enciclopedia CEAC del encargado de obras “historia de la arquitectura”.)

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Ordenes arquitectonicos. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/contenidos/arquitectonicos-ordenes.html.