Concepto y arquitectura


   


EL CONCEPTO.

Existen muchas definiciones técnicas, modelos, paradigmas y procesos validos para diseñar, pero todos tienen como meta esencial , lograr una Arquitectura exitosa en todos los aspectos. EL CONCEPTO es una de ellas. EL CONCEPTO lo podemos definir como: – Una idea generalizada.

- Un brote que posteriormente se amplia y explicara en detalles. – Una idea acerca de la forma, que surge al analizar los problemas. – Una imagen mental surgida de la situación existente en el proyecto. – Una estrategia para pasar de las necesidades del proyecto a la solución expresada en el edificio.

- Las primeras ideas del Arquitecto acerca de la morfología del edificio. – Requieren y deben facilitar modificaciones posteriores. Los Conceptos provienen del análisis del problema, o por lo menos, este los pone en marcha. Por tradición, los Conceptos arquitectónicos constituyen la manera en que el proyectista responde a la situación de diseño expuesta en el programa. Son los medios para traducir el enunciado no físico del problema en el proyecto físico final del edificio. El proyectista debe de dividir el proyecto en cierta numero de partes manejables, estudiarlas individualmente y sintetizarlas. ASPECTOS Y CUESTIONES DE QUE SE COMPONE UN EDIFICIO. 1-Zonificación funcional. 2-Espacio arquitectónico. 3-Circulación y forma del edificio. 4-Respuesta dada al contexto. 5-Cubierta del edificio.

“Zonificación Funcional” y “Respuesta dada al Concepto” indican una condición existente. “Espacio”, “Circulación y Forma” y “envoltura del edificio”, son los medios que le permiten al proyectista responder a los elementos dados y transformar el proyecto en edificio. RELACIÓN DEL CONCEPTO CON EL PROCESO DE DISEÑO. En Arquitectura los Conceptos suelen considerarse parte de la fase de diseño. En esta etapa es donde el proyectista genera sus “grandes ideas” para el diseño. Los Conceptos tienen características que sirven para generarlos o identificarlos. ESCALA DE LOS CONCEPTOS. En el diseño de un edificio los Conceptos tocan varios aspectos de la instalación y de su localización.

Es esencial generar Conceptos para cada aspecto del edificio que el proyectista considere importante. Esto ayuda a resolver el problema de diseño, descomponerlo en un numero adecuado de partes a las que el proyectista puede prestar atención. Es preciso definir toda la situación de diseño antes de generar los conceptos que permitirán resolver el problema. La situación de diseño incluye siempre “temas centrales” y “temas tangenciales” o “circundantes”. Los primeros tocan aspectos esenciales del proyecto, que afectan directamente al diseño. Las cuestiones tangenciales son importantes para que se tenga buen éxito con el proyecto, pero no influyen directamente en el diseño del edificio (aspectos legales, juntas de aprobación, aspectos generales relacionados con la comunidad.). Las cuestiones centrales incluyen la función, el espacio, la circulación, la forma, el contexto y la envoltura. En cada uno de estos aspectos del edificio pueden presentarse conceptos en una amplia gama de escalas.

Por ejemplo, en el campo de la función los conceptos que abarcan actividades pueden incluir: -Lo Universal. -Lo Internacional. -Lo Nacional. -Lo Regional. -Lo Estatal. -El Área Metropolitana. -La Ciudad. -El Barrio. -La Localización Especifica. -Las Agrupaciones de Edificios. -El Edificio. -Los Departamentos. -Las Secciones de los Departamentos. Los Cuartos. Las zonas de Actividad de cada Cuarto. Los Nódulos de Trabajo dentro de cada Zona de Actividad. CONTEXTO DONDE ADQUIRIR CONCEPTOS. Para poder adquirir conceptos debemos de tener en cuenta lo siguiente: 1-La filosofía general y los valores vitales del proyectista. 2- La filosofía del diseño, que posea el proyectista. 3-Punto de vista que sobre el problema tenga el proyectista. El primero de estos aspectos sirve de contexto para el segundo y este, a su vez, para el tercero. El numero tres influye directamente en los conceptos generados para el proyecto específicos de que se trate. ADQUISICIÓN DE CONCEPTOS.

La adquisición de Conceptos suele ser la primera etapa de planeación que el proyectista experimenta sus frustraciones y satisfacciones mas intensas. A veces, el proyectista le resulta muy difícil aceptar esos compromisos iniciales que llevan a la solución, y sin embargo, así debe de iniciar su trabajo. Probablemente la ansiedad sea mayor aquí, cuando se trata de validez de esas primeras ideas acerca del diseño del edificio, que en cualquier otro proceso de plantación. El buen éxito del edificio, depende de cuan correctos sean los juicios hechos durante la planeación y en ninguna otra etapa se eliminan tantas opciones de diseño o se influye mas a fondo en la dirección que se dará a la solución, como al principio. El proyectista debe de asumir un papel pasivo en lo que se refiere a generar esas ideas primeras; es decir; prefiere asimilar los datos del proyecto “suban como burbujas” a la conciencia. JERARQUÍA DE LOS CONCEPTOS.

En un problema arquitectónico dado conviene no ser sensibles a la naturaleza jerárquica de los conceptos que se están usando, pues forman un continuo con lo valores personales del proyectista, y en ese sentido, estos lo generan. Algunos Conceptos abarcan y gobiernan a otros. La filosofía de una compañía determina la política de esta. La política prescribe las operaciones. Estas, a su vez, señalan actividades especificas que estarán albergadas en el nuevo edificio. Estas actividades influirán en la forma del edificio. Esta naturaleza jerárquica de los Conceptos aparecen todos los aspectos del diseño. Por lo común, el proyectista recibe la filosofía, metas, política, operaciones y actividades que el cliente le transmite a través del programador y suele aceptarlas. Por lo tanto, esos primeros conceptos son elementos “dado”. Los Conceptos que el proyectista genere responderán a los primeros e intentaran, hasta donde sea posible, establecer un continuo conceptual con ellos. Autor oficial: Alembert L. Baez Vasquez <albv14@hotmail.com>  www.arqhys.com


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario