Construccion con concreto


   


El concreto.

Es un material semejante a la piedra que se obtiene mediante una mezcla cuidadosamente proporcionada de cemento, arena y grava u otro agregado, y agua; después, esta mezcla se endurece en formaletas con la forma y dimensión deseadas.

El cuerpo del material consiste en agregado fino y grueso. El cemento y el agua interactúan químicamente para unir las partículas de agregado y conformar una masa sólida, es necesario agregar agua, además de aquella que se requiere para la reacción química, con el fin de darle a la mezcla la trabajabilidad adecuada que permita llenar las formaletas y rodear el acero de refuerzo embebido, antes de que inicie el endurecimiento.

Se puede obtener concreto en un amplio rango de propiedades ajustado apropiadamente las proporciones de los materiales constitutivos. Un rango aun más amplio de propiedades puede obtenerse mediante la utilización de cementos especiales (cemento de alta resistencia inicial), agregados especiales (los diversos agregados ligeros o pesados), aditivos (plastificantes y agentes incorporadores de aire, microsilice o ceniza volantes) y mediante métodos especiales de cuando (cuarado al vapor) Estas propiedades dependen en gran medida de las proporciones de la mezcla, del cuidado con el cual se mezclan los diferentes materiales constitutivos, y de las condiciones de humedad y temperatura bajo las cuales se mantenga la mezcla desde el momento en que se coloca en la formaleta hasta que se encuentra totalmente endurecida.

El proceso de control de estas condiciones se conoce como curado. Para evitar la producción de concretos de bajos estándares se requiere un alto grado de supervisión y control por parte de personas con experiencia durante todo el proceso, desde el proporcionamiento en peso de los componentes, pasando por el mezclado y el vaciado, hasta la terminación del curado. Los factores que hacen del concreto un material de construcción universal son tan evidentes que sido utilizado de diversas maneras por miles de años; propobablemente se comenzó a usar en el antiguo Egipto. Uno de estos factores consiste en la facilidad con la cual, mientras se encuentran en estado plástico, puede depositarse y llenar las formaletas y moldes de cualquier forma.

Su alta resistencia al fuego y al clima son ventajas evidentes. La mayor parte de los materiales constitutivo, con la excepción del cemento y los aditivos, están disponibles a bajo costo, localmente o muy cerca del sitio de construcción. Su resistencia a la compresión, similar a la de las piedras naturales, es alta lo que lo hace apropiado para elementos sometidos principalmente a compresión, tales como columnas o arcos. Así mismo, de nuevo como en las piedras naturales, el concreto es un material relativamente frágil, con baja resistencia a la tensión comparada con la resistencia a la compresión. Esto impide su utilización económica en elementos estructurales sometidos a tensión ya sea en toda su sección (como el caso de elemento de amarre) o sobre parte de sus secciones transversales (como en vigas u otros elementos sometidos a flexión). (Colaborado por: Ana Luisa Garcia, www.arqhys.com )


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*