Arquitectura de la antigua Grecia


   


Arquitectura de la antigua Grecia.

Los Templos griegos. Desde que en el año Próximo Oriente empezaron a desarrollarse las grandes concentraciones urbanas, dos milenios antes de la aparición de las ciudades griegas, uno de los elementos fundamentales que distinguen a la ciudad y la separan de la aldea prehistoria es la presencia de unos edificios especiales: el templo, donde gira la vida religiosa, y el palacio en el que reside el poder civil. Cuando se estructura la ciudad griega, en la época arcaica, el poder real ya ha desaparecido en el mundo griego, sustituido por los grupos aristocráticos, que son los que detentan el poder. No existen, por tanto, palacios en las ciudades griegas. Los únicos edificios que, desde el punto de vista constructivo, se distinguen por encima de las mediocres viviendas monumentales destinados templos, puesto que tampoco hay edificios monumentales destinados a la vida civil colectiva. Estos últimos aparecerán mas tarde, sin nunca alcanzar, no obstante, la importancia de los templos.

El templo griego es una creación de la época arcaica, basada en elementos anteriores, y que llego a través de una tradición imposible de seguir por falta de datos. Los edificios anteriores al siglo VII, antes de Jesucristo, como es de suponer, eran en buena parte de madera y no se han conservado. El templo griego era, relativamente, de pequeñas dimensiones, por la tendencia anticolosal típica del arte griego y a la vez porque funcionalmente no era necesario un edificio de grandes proporciones, puesto que las ceremonias litúrgicas de masas se celebraban al aire libre. El templo era básicamente la casa del Dios o, mejor dicho, la casa que albergaba las imágenes sagradas.

Los arquitectos no dirigieron sus esfuerzos hacia el tamaño, sino hacia la calidad y el cuidado del detalle. La planta del templo es muy uniforme, con variantes sólo de detalle. Se eleva en un recinto sagrado llamado Tememos, al que accede por una puerta( Propileos), o varias, mas o menos monumental. La Cella o Naos, rectangular y alargada que es la cámara donde reside la imagen de la divinidad. La Cella acostumbrada estar precedida de un pórtico (Pronaos) y tener en el extremo opuesto una cámara (opistódomos) a la que se entra desde el exterior y no tiene comunicación con la Naos y sin entrada por la fachada trasera (Adyton). Este ultimo es el caso menos frecuente. Se solía dedicar el opistodomo a tesoro del templo. Sobre esta base funcional, existen diferentes variantes por la disposición de las columnas a su alrededor, según se limiten a la entrada o formen dos o cuatro pórticos rodeando la estructura central que acabamos de describir. El tipo mas simple es el de planta in ontis, en que sólo hay columnas en la entrada, esto es, en la pronaus.

Se viene utilizando también la nomenclatura o serie de denominaciones de los diferentes templos de acuerdo con las columnas que damos a continuación. – Prostilo: Es el templo que solo tiene pórtico de columnas en la fachada. – Anfipróstilo: Es el que presenta columnas también por la parte del opistodomo. – Preiptero: Es de este tipo el templo cuya columnata lo rodea totalmente.Otra clasificación atiende al numero de columnas existentes en la fachada: - Dístilo, si solo hay dos columnas, lo que ocurre únicamente en los templos muy pequeños. – Tetrasilo: si las columnas son cuatro. – Hexastilo: si las columnas son seis. – Octastilo: Si es ocho el numero de columnas. Como es natural , el numero de columnas de la fachada estaba en relación con las dimensiones del edificio. El tipo corriente fue el de seis columnas y solo los templos que alcanzan las máximas dimensiones disponen de ocho.

Fuente oficial del articulo:
Enciclopedia CEAC del encargado de obras “Historia de la arquitectura”.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*