Arte Ibero


   


Arte Ibero.

Nacido en Iberia, zona del mediterráneo de la península Ibérica, el Arte ibero surge en Siglo VI hasta el siglo I a.C. y se extiende por la vertiente mediterránea y el sur de la península. Viene a ser una fusión de la cultura centroeuropea y la mediterránea, pero partiendo inicialmente de la cultura de Tartessos. Esta civilización junto al arte ibero aparecen en los siglos V, IV y III a.C. Como arquitectura edificada y muestras de desarrollo urbanístico Iberia construyo santuarios y las necrópolis, y mas luego pero con menos apogeo, los núcleos de habitación. Sus materiales principales eran la piedra, la madera y la arcilla. Influenciada por fenicia, los púnicos y los griegos además de los tartessos se ajustaban a una tipología de planta ovalada o rectangular, la primera de origen tartesico y la segunda de los fenicios.

La piedra su material de construcción primario era utilizado en forma de bloques irregulares, o en forma de paralelepípedo. Los ladrillos de adobe en su mayoría de dimensiones irregulares se usaban para los hogares, bancos y umbrales de las puertas. Como construcción particular se hallaban unas edificaciones en piedra de carácter megalítico, poligonal e irregular. La construcción de los muros se caracterizaba por dos paramentos, uno interior y otro exterior, rellenos de tierra y pequeñas piedras. Iberia se caracterizaba por tener en la mayoría de sus construcciones un zócalo de piedra, y el resto del alzado era de adobe cubierto de ramas o cañas. La decoración consistía en un revestimiento de arcilla endurecida al fuego y craquelada.

El esparto fue un material que llegó a ser muy famoso, se usaba para confeccionar esteras que servían como camas e incluso como puertas. El uso que se le dio a la madera fue eminentemente para la arquitectura habitacional. Actualmente no se encuentran muchos restos de los materiales que un día se utilizaron en las construcciones ibéricas. En la arquitectura de defensa la muralla era el elemento de protección de todo el poblado de Iberia. Se caracterizaban por ser de piedras sin trabajar (aparejo ciclópeo), poligonales o de mampostería con dos paramentos, uno interior y otro exterior, con un relleno interno de piedra. La muralla de Tarragona es el ejemplo mejor conservado de aparejo ciclópeo. Estas murallas en su mayoría estaban flanqueadas por torres cuadrangulares y, en algunas ocasiones, semicirculares.

El basamento se compone de dos paramentos ciclópeos, y el alzado es de sillería. las puertas de la fortificación de Emporion fueron llevadas a cabo mediante la técnica ciclópea, la cual se usó también para la actual Ampurias (Girona). Las murallas, emplazadas a partir de las curvas de nivel, se adaptaron al terreno al máximo, las murallas en cremallera eran del tipo en las que el muro está retranqueado, de modo que se forma una segunda línea defensiva y de asalto. La arquitectura funeraria de Iberia en su mayoría albergan cenizas, pues era la cremación el rito practicado por este pueblo. El sistema más sencillo de arquitectura funeraria consiste en hoyos simples cavados en el suelo, donde se depositaba la urna con las cenizas, acompañada del resto del ajuar; Las cámaras subterráneas y las galerías eran parte de otro tipo de excavación en el suelo o tallado en la roca, en las que también se incluía todo el ajuar.

Las súper estructuras en piedra, aunque a veces se trataba simplemente de una losa, y otras de un túmulo cuadrangular con escalones era lo que caracterizaba a estas tumbas. Decorados con esculturas o con motivos geométricos, era la forma de representación de los túmulos, aunque algunos de ellos presentaban elementos más complejos: un pilar rematado por un capitel que servía de pedestal a la escultura o la estela funeraria. La tumba de Toya, en Jaén, es uno de los ejemplos mas destacados por su excavación en la roca y por sus tres cámaras interiores; Las tumbas de Galera, en Granada, y un conjunto funerario que conservaba incluso decoración pictórica. La Tumba de Pozomoro, en Albacete,se econtraba señalizada mediante torres; era de planta cuadrada y podio escalonado, adornado en las esquinas por leones, que se conserva actualmente en el Museo Arqueológico Nacional.

 


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*