Mantenimiento del pavimento


   

Pavimento de concreto. Mantenimiento de las vías de concreto. El continuo mantenimiento que exigen las vías construidas deficientemente demuestra la necesidad de hacer carreteras que duren tanto como las edificaciones que las circundan.

Cuando los presupuestos destinados a las obras públicas son devorados por el mantenimiento de estas en forma de cacheos, sellos y recarpeteteos, la utilización del pavimento de concreto se convierte en la mejor alternativa por las garantías que ofrece en cuanto a durabilidad y solidez. En un pavimento flexible (de asfalto), el mantenimiento debe ser permanente. En cambio, el pavimento rígido prácticamente no necesita de esos cuidados. Los costos de mantenimiento al final de a vida útil de un pavimento flexible (de 25 a 30 años), pueden llegar a ser cuatro o cinco veces mas alto que los de uno rígido. La limpieza y resellado de las juntas, que constituye su mantenimiento normal, no produce desorganización o interrupción en el transito, y los cambios de superficie tampoco causan la inutilización temporal de la vía. Esto ayuda a que los costos del usuario también se mantengan bajos.

Las carreteras de concreto se construyen con rapidez. La mecanización casi completa de las operaciones de pavimentación casi completa de las de cualquier otro tipo de pavimento. En trabajos muy grandes, con un abastecimiento continuo, se han logrado velocidades extraordinarias, por encima de 1,000 metros lineales por día. Ventajas para el usuario • Son mas seguros por su Rugosidad. Su textura rugosa requiere una menor distancia de frenado, en estado seco o húmedo. A 50 Km./h esta distancia es un 10% menor sobre la superficie de concreto, que sobre la de asfalto. Luminosidad. Debido a su color claro, el pavimento funciona como una superficie difusora y reflectora de los rayos luminosos incidentes en el, lo que facilita la percepción de los obstáculos fijos o móviles que se encuentran en la vía. Solidez. Las labores de mantenimiento son mínimas y se limitan al cuidado de los sellos de las juntas y la limpieza de estas. Son muy sólidos y no presentan fallas de cráter que originan entorpecimientos en el flujo vehicular ya sea por: • Disminución de la velocidad de circulación • Frenado súbito de los vehículos • Desvió del rumbo original para esquivar las fallas. (Colaborado por: Ana Luisa Garcia, www.arqhys.com )




Deja un comentario