Drenaje pluvial


   

Drenaje pluvial Urbano. Un sistema de drenaje urbano debe estar dirigido al logo de unos objetivos hacia los cuales se dirigen las acciones a llevar a cabo. Estos objetivos son 2: uno básico y otro complementario.

El básico es disminuir al máximo los daños que las aguas de lluvia pueden ocasionar a la ciudadanía y las edificaciones en el entorno urbano. Por otro lado lo complementario es garantizar el normal desenvolvimiento de la vida diaria en las ciudades, permitiendo así un apropiado tráfico de personas y vehículos durante la ocurrencia de las lluvias. Grado de protección en drenaje urbano. Se define el grado de protección como el nivel aceptable del riesgo de ocurrencia de daños y molestias. En consecuencia existirán básicamente dos grados de protección, uno correspondiente a la función básica y otro a la complementaria, siendo así el riesgo en el primer caso menor que en el segundo, por cuanto la protección de las personas y edificaciones tienen que ser mayores que la garantía del tráfico de personas y vehículos.

El constante crecimiento urbano obliga a una meditación en cuanto a la solución del drenaje, lo que exige la interrelación en la planificación urbana con el objetivo de preservar la integridad física de las vías, garantizar el libre desenvolvimiento de la ciudadanía en épocas de grandes lluvias. La vida útil de un alto por ciento de los sistemas de drenaje urbano están muy relacionados no solo con la calidad de los materiales utilizados y la calidad de construcción, sino en si planificación y concepción de los criterios de diseño. La recolección, encauzamiento y disposición de las aguas, tanto superficiales como subterráneas son especiales para garantizar la estabilidad e integridad de las ciudades. Un sistema de drenaje urbano esta constituida por un conjunto de obras una parte de las cuales esta dirigida a proteger la integridad de la ciudadanía, es decir cumplir una función básica y otra a garantizar el ágil desenvolvimiento del trafico de vehículos. Es importante que en la selección del gasto a considerar en el proyecto y un limite aceptable del tiempo de inundación admitido, para la determinación de ambos, un mayor o menor grado de riesgo.

El grado de protección del drenaje urbano esta relacionado con el riesgo de que las obras construidas sean destruidas en periodos de tiempo determinados, o que el transito de vehiculo sea seriamente perturbado. Es lógico pensar que brindar una protección total, es decir no aceptar ningún riesgo implica construir drenajes de magnitudes desproporcionadas, tanto físicas como económicas, lo que obliga a seleccionar grados de protección menores. Hay que destacar que la selección del grado de protección adecuado depende de dos hechos fundamentales: 1. La importancia social y económica que ha de protegerse, pues de esto depende que se puedan producir mayores o menores daños. 2. La función que desempeña la obra, dado que la integridad de la vía debe garantizar en grado mayo el libre transito de vehículos. La planificación de un sistema de drenaje urbano debe estar basada en ciertos aspectos que gobiernen las acciones que deben realizarse y definan las diferentes etapas para concretarlas, estas son: • Planificación urbana. • Servicios públicos. • Planificación del sistema vial. • Mejoramiento del ambiente Las obras de drenaje urbano dentro de un sistema deben ser concebidas a dos grandes niveles de organización: • Estudios preliminares. • Proyectos Tal como se ha señalado, el proceso de selección de la mejor solución de drenaje requiere del concurso de múltiples especialidades profesionales entre las que están: la ingeniería hidráulica, la civil, los geógrafos, los urbanistas, los ecólogos, entre otros.

Si bien es cierto que la construcción de las obras corresponde a una realidad distinta de la que pudiera interpretarse como la planificada, la cual debería concluir cuando comienza la ejecución de las obras. Durante esta etapa se necesita frecuentemente rectificar los proyectos para adaptarlos al sitio de las obras, incluso se dan casos en los cuales los proyectos no se pueden ni se deben completar ante de comenzar las obras. Las numerosas especialidades profesionales que se requieren durante esta etapa de corrección, ajuste y complementación de proyectos hacen que la buena dirección y supervisión de obras importantes necesiten de la asesoria de profesionales capacitados en múltiples aspectos. En el caso de proyectos, se proponen dos enfoques diferentes de los estudios: 1. Sistema primario de drenaje a nivel de proyectos, dejando que las obras típicas sean resueltas detalladamente durante la construcción. 2. Grado de detalle que permita llevarlo a cabo ajustado a planos específicos bajo la necesaria supervisión profesional durante la construcción.

La información necesaria para los estudios preliminares depende de la complejidad y extensión de los mismos, es por ello que solo pueden darse algunas pautas relativas a los niveles de información más relevante, las cuales en la mayoría de los casos son también requeridas generalmente por otras disciplinas que intervienen en los estudios, estas son: • Topografía • Hidrológia • Drenajes existentes • Zonas problemáticas de posibles inundaciones • Geotécnica Una vez escogida la solución optima del drenaje urbano, se procede a plantear varios trazados tentativos con el objetivo de definir una de las variantes a nivel del anteproyecto. En esta etapa es recomendable contar con la asesoría y la colaboración de los especialistas en drenaje, no solo para determinar los grandes problemas relacionados con los gastos, sino también para evaluar de una manera aproximada los costos involucrados en la solución de drenaje.

El informe sobre la solución de drenaje correspondiente a esta fase de la planificación debe contener todos los aspectos importantes, en caso de que ello n se hubiere realizado en la etapa de estudios preliminares a la selección de los trazado, además de tener en cuenta estimados aproximados de los caudales para determinar las capacidades de las obras mas importante. Es necesario destacar que se presentan muchos casos en que los estudios preliminares pueden orientar una mejor selección altimétrica y planimetríca del trazado antes de llegar a nivel del anteproyecto propiamente dicho. Los límites de las inundaciones son los niveles máximos de agua aceptables en los diferentes sitios de la ciudad cuyas magnitudes dependen de la función que cumpla el sistema de drenaje. Si se quiere evitar daños a las propiedades, no debe permitirse en principio que las aguas pasen sobre las aceras; existe frecuentemente una diferencia positiva de cota entre las entradas a edificaciones y la acera.  (Escrito por: Ana Luisa Garcia, www.arqhys.com )




Deja un comentario