Decoración de Navidad sencilla


   


Pensar en una decoración de Navidad sencilla parece pensar en algo fuera de lo común ya que, lo “normal” para nosotros es ver ambientes recargados de adornos, brillos y luces.

La verdad es que la Navidad en si no requiere de todas estas cosas. Es lindo recorrer las tiendas de la ciudad que llenan sus escaparates de adornos de todo tipo, colores y regalos; comprar todo lo que nos guste y permita nuestro presupuesto, e incluirlo en la decoración de nuestra casa.

Es que, si hay algo que caracteriza a la decoración de Navidad es la posibilidad que nos ofrece de combinar en ella todo tipo de estilos, colores y formas viéndose siempre bien. Pero muchas veces es esta imagen recargada la que desencadena el estrés ya que rompe totalmente con la armonía de los ambientes quitándole todas las propiedades relajantes que, en cambio, si podríamos disfrutar de una decoración de Navidad sencilla.
Si esto te ha ocurrido año tras año, este es un buen momento para darle lugar al cambio.

Que una decoración de Navidad sea sencilla no quiere decir que no sea bonita, ni mucho menos. La belleza de la sencillez es un principio que se esta aplicando en las tendencias modernas, siendo el minimalismo un ejemplo muy claro de esto.

Mucha luz, espacios amplios, frescura y colores claros son algunas de las claves que debemos mantener para poder conseguir ambientes con estas cualidades. Claro que no quitaremos los artículos típicos de la decoración navideña sino estaríamos haciendo a un lado la esencia de la misma, pero si tendríamos que seleccionarlos mejor para abandonar aquellos que puedan romper con la armonía del ambiente. Los colores típicos de la Navidad son el rojo, el verde y el blanco; para una decoración de Navidad sencilla optaremos por tonos más neutros y naturales. ¡Anímate a cambiar! Veras que los resultados te encantaran. Son colores mucho más frescos y calmos que te harán sentir relajados disfrutando mucho más de esta temporada tan especial del año.

En árboles de Navidad tenemos, como siempre, varias opciones. Te recomendamos elegir uno de tamaño medio que no tenga tantas ramas, ni follaje. Es más, puedes optar por no seguir la forma tradicional de los abetos, sino que simplemente elegir un árbol para decorar. Igualmente la decoración del mismo se limitara a adornos naturales, luces blancas, copos de nieve y quizás algunos moños y corazones. No lo recargues mucho, recuerda que la idea siempre es mantener la sencillez.

El Pesebre o Nacimiento esta vez no tendrá maqueta, ni paisajes de fondo. Una casita de paja con las figuras del Niño Jesús, José, María y los Reyes Magos es suficiente para recordar el verdadero significado de la Navidad sin quebrar los límites de nuestra decoración.  No hace falta vestir de Navidad cada rincón de nuestra casa, ni que Santa Claus se encuentre presente en todos los accesorios que utilizamos día a día, ni mucho menos que todo se tiña de color rojo. Mantén una decoración de Navidad sencilla y la disfrutaras mucho mejor!


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario