Lanzamiento de un libro


   


El caso ” Lanzamiento de un libro” relata un momento muy frecuente en la vida del mercadeólogo: La búsqueda de ideas originales. Este interesante escrito narra la historia de un joven llamado Ángel, el cual lleva semanas buscando una idea realmente creativa e innovadora para lanzar un libro. Está comprobado de las ideas innovadoras y buenas siempre tienen éxito, y este joven se enfocaba fuertemente en encontrar la mejor forma para lanzar un libro de una manera diferente a lo habitual. Lanzar un libro es un tema frecuente hoy en día, y la mayoría de los mercadeólogos optan por utilizar los medios tradicionales de promoción y marketing, tales como radio, prensa, tv, volantes, Internet y página Web.

La idea de Ángel era utilizar un medio nuevo, original y creativo para lanzar el libro, y a todo esto sumándole que el método utilizado tiene que funcionar igual o por encima de los medios tradicionales, pero le falta algo: creatividad. Este joven pasó semanas tratando de encontrar la respuesta a sus inquietudes, sin tener éxito alguno, pero aún tenía esperanzas, pues inclusive horas antes de la presentación sentía que tenía la oportunidad de que alguna idea realmente innovadora llegaría su mente.

Las buenas ideas pueden nacer de la noche a la mañana, y todo depende del poder de creatividad e imaginación de la persona. Personalmente creo que la mejor forma para tener ideas realmente creativas es no forzar la mente, simplemente relajarse con una taza de café en manos, sin presiones, e inclusive salir y dar una vuelta por la playa para estar lo mas tenso posible. En el caso de Ángel tenía el factor tiempo en su contra, pues el trataba de forzar su mente tratando de idear el lanzamiento que al final no tuvo idea alguna. Personalmente valoro el tremendo esfuerzo del personaje por buscar una forma nueva para lanzar un libro, y mas le aplaudo aún por tener la iniciativa de tratar de buscar algo nuevo, original y creativo que de como resultado el lanzamiento de un proyecto que sea aplaudido por sus amigos y colegas de trabajo, y que den buenos resultados de venta. Pero lamentablemente las ideas originales no fluyeron en su momento y cuando uno mas lo desea.

Este caso me ha gustado bastante ya que es un claro ejemplo de momentos que suelen pasar los mercadeólogos en su trabajo diario. Podemos pensar en buenas ideas en cualquier momento, todo dependerá de la necesidad, pero lamentablemente en algunos casos nos sentimos completamente bloqueados… Por: Manuel L. Jimenez, PUCMM.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario