Instalaciones de baja tension


   


Comprenden los sistemas que se caracterizan por su baja tensión y poco consumo. En estos casos los cortocircuitos no son en general peligrosos para la seguridad del edificio y las personas, pero la mayoría de ellos llevan sus protecciones para evitar que una corriente intensa los destruya. Estos sistemas se pueden clasificar de la siguiente manera:

1) Instalaciones de alarma, protección y seguridad 2) Instalaciones de comunicaciones 3) Instalaciones de señalización llamada y similares 4) Instalaciones Informáticas 5) Integración de sistemas: Domótica e Inmótica.

1) Instalaciones de alarma. protección y seguridad

Pueden considerarse dentro de este sistema las instalaciones de alarma contra incendio. Consisten en circuitos cerrados en los cuales la interrupción de la corriente ocasiona la puesta en marcha de las alarmas. Para ello se utilizan detectores que se colocan estratégicamente en los locales a proteger.

Las instalaciones se detección de incendios actuales son del tipo automáticas, detectando cualquier evento ya sea por los fenómenos de la combustión, el humo, la llama o el calor . Todo sistema de detección de incendios se compone de una central, detectores de incendio, avisadores manuales, elementos acústicos y luminosos de alarma y evacuación. La central de comando recibe la información de los detectores indicando el sector del siniestro.

Pone además en funcionamiento los sistemas de alarma y evacuación, compuestos por tableros repetidores, letreros, campanas, sirenas, etc. convenientemente distribuidos, como así también el mando de instalaciones fijas de extinción, corte de suministro de fluidos y todo accionamiento necesario para lograr la mas segura prevención del riesgo. Por tal motivo se efectúa un análisis del riesgo de incendio determinándose de esa manera cuáles son los locales o equipos que están en peligro, elaborándose de esa manera las medidas preventivas. Por ejemplo sobrecalentamiento de equipos eléctricos, fallas en los sistemas de calefacción o aire acondicionado, sistemas de iluminación, etc.

Los conductos de aire acondicionado, por ejemplo, son una causa de propagación del fuego, debiendo pararse el sistema en caso de un evento de incendio, estableciéndose compuertas de cierre de los mismos. En edificios de envergadura se proyectan cierres de puertas contrafuegos, ventilación natural mediante aberturas para eliminación de humos, y fundamentalmente medios de escapes y extinción. El Código de Edificación reglamenta algunos aspectos de esta técnica. En el Trabajo Práctico 8 ya se trataron algunos de estos temas y aquí nos limitaremos a describir como debe realizarse la instalación eléctrica para el funcionamiento del sistema. Todas estas funciones podrán cumplirse o no dependiendo del tipo de edificio o la característica del peligro de incendio del mismo.

El sistema descripto, cuenta con una alarma general y otra local. La local, consiste en un sistema de llamada al personal y alarma interna, (1 y 2), y la general con una alarma o sirena externa (3). La alarma externa puede consistir en transmisión automática de mensajes y paralelamente la operación de cerrado de puertas de contrafuegos y apertura de ventilación para eliminación de humos, así como la puesta en marcha de la instalación de extinción automática (4 a 7). La extinción puede ser también manual. El accionamiento de la alarma externa actúa después de un tiempo determinado establecido por un temporizador y que está fijado en virtud del lapso que se estima que la acción llegue a ser efectiva, para detectar y evitar el fuego.

Casi todos los incendios comienzan siendo pequeños y a menudo inofensivos. Sin embargo una vez que toman cuerpo, el fuego y el humo pueden tener un efecto devastador en pocos minutos. Una rápida advertencia y la consiguiente acción contra el fuego darán como resultado una fácil extinción reduciendo un eventual daño. Los detectores de incendio, sus características y aptitudes para cada caso de detección deben conocerse previamente. Como viéramos en la página 81, los detectores generalmente utilizados son los de ionización, óptico de calor, o térmico. La instalación que se realice para los detectores conviene alimentarla de una fuente independiente de la red a fin de evitar que una falta de tensión deje sin protección a los locales.

El sistema mas elemental para alarma contra incendio consiste en botones pulsadores, que puede ser accionada por cualquier persona previa rotura de un vidrio protector, que pone en marcha un sistema de alarma mediante campanillas. Ejemplos de aplicación (Sala de Computadoras) Sistema con detectores automáticos. Sistema de detección combinado con un sistema automático de extinción (Anhídrido carbónico o gas Halón). Gracias a Antonia Acebedo por colaborarnos este artículo para ser publicado en ARQHYS.com.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario