Jardines decorados con grava



Las gravas, o más conocidas como “piedras decorativas”, son un material que se utiliza mucho en las decoraciones de jardín ya que le otorgan una alta cuota de belleza siempre de forma natural.

Decorar el jardín con piedrecitas blancas ha sido desde siempre y seguirá siendo una de las formas más tradicionales de aportar belleza a estos espacios exteriores. La creación de senderos o caminos que nos lleven hacia la entrada, la cobertura de las zonas de plantas y flores, como así también la delimitación de espacios utilizando estas piedritas llamadas gravas le dan a los jardines un aspecto muy clásico, llenos de encanto y calidez.
Jardines decorados con grava

Las gravas son piedras naturales de diferentes tamaños que se presentan en un tono blanquecino muy bonito. Pero también pueden ser trozos de concretos triturados que se emplean en la decoración de jardín con el fin de reciclar estos pedazos de hormigón que de otra forma quedarían inutilizados.


La elección de la grava depende mucho del proyecto decorativo que tengamos en mente aplicar en nuestro jardín por lo que, antes de realizar la elección y la compra de las piedrecillas, lo primero que debemos definir es como vamos a utilizarlas.

Las piedras más pequeñas redondas reciben el nombre de gravillas, se caracterizan también por ser pequeñas y lisas. Estas se presentan en tres colores principales: blanco, gris y marrón claro. Generalmente se las recomienda para rellenar las zonas de plantas y flores ya que actúa como una barrera protectora que impide el crecimiento de otras hojarascas y maleza en la zona.

En caso que el proyecto decorativo conste en la cubierta de pisos de pavimento ya sea para decorar las zonas de piso del jardín o crear aceras más atractivas, entonces la mejor opción será el granito triturado. Estas piedras, tal como lo dice su nombre, son mucho más pequeñas y han sido mezcladas con una arena fina en polvo. Este material se esparce sobre el pavimento y se lo pisa para que se mantenga firme en su lugar, aunque lo mejor es aplicar sobre el una capa de resina que evite el desgaste con las pisadas y el transito.

Otra opción es la grava gruesa que se trata de piedras de tamaños grandes muy poco regulares que se utilizan con el fin de construir la cimentación de pisos pavimentados.
Estas generalmente no tienen un fin decorativo, sino que su uso es más funcional ya que son ideales para el cimiento de pisos en zonas de nieve o zonas de mucha lluvia ya que permiten un excelente drenaje por las grietas de las rocas y así logran que la superficie pavimentada dure en buen estado por mucho más tiempo.

El tipo de grava ideal para quienes buscan aportar belleza y encanto a su jardín es el canto rodado. Se trata de piedras pulidas que se presentan en una infinidad de colores. Son ideales para realizar cualquier proyecto decorativo en el jardín como caminos, senderos o delimitar bordes. Ahora que ya conoces los diferentes tipos de grava, te será más fácil elegir cual es la que te conviene utilizar en la decoración de tu jardín.

Para citar este articulo en formato APA: ( ARQHYS. 2013, 05. Jardines decorados con grava. Revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/jardines-decorados-con-grava.html.)




Deja un comentario