La arquitectura modernista en Guatemala a partir de 1944



En el período de la Revolución (1944-1954), se realizaron algunas obras funcionales, especial­mente en el terreno educativo y deportivo. En esta fase se construyeron la Escuela Tipo Federa­ción y la Ciudad de los Deportes, llamada actual­mente con el nombre del gobernante de la época, Juan José Arévalo. A partir de 1954, los cambios en la arquitectura han sido muy rápidos y varia­dos, notándose la influencia de varias escuelas de arquitectura extranjeras. Sin embargo, el mayor logro urbanístico de mediados del siglo XX fue el Centro Civico, construido hacia 1950.

En estos años comenzó el desmedido creci­miento de la ciudad de Guatemala, lo que redun­dó en el inevitable desarrollo urbano. Se planifica­ron el Trébol, el Boulevar Liberación y 1a Avenida de las Américas. Con la construcción del Centro Cívico surgieron nuevos profesionales, como Ro­berto Aycinena Montes y Carlos Haeussler, quie­nes idearon un nuevo espacio.


El Luna Park, el Parque Navidad, la Penitenciaría Central y el Es­tadio Autonomía desaparecieron para dar lugar a modernas estructuras. En 1954 la maqueta del Centro Cívico estaba lista: el arquitecto Aycinena dio un espacio al Teatro Nacional en la loma de Buena vista. Se presentó la maqueta del complejo al presidente Carlos Castillo Armas, quien al verla añadió: «Los hombres que piensan en grande… engrandecen a la Patria». Este proyecto urbanísti­co se caracteriza por los espacios amplios. Las gra­das evocan plazas y estructuras prehispánicas. En este teatro se integraron la totalidad de las artes plásticas, lo que dio un valor inigualable a este conjunto. En 1954, surgía el primer edificio, el Palacio Municipal, obra de los arquitectos Pelayo I.larena  y  Roberto Aycinena. Los temas de la Conquista, de Guillermo Grajeda Mena, y Canto a Guatemala, de Dagoberto Vázquez, se fundían con el    plano    arquitectónico exterior.

El tema del mestizaje, obra de Carlos Mérida en mosaico, armonizaba los espacios interiores. En 1958 se inauguró el edificio central del Instituto Guatemalteco de la Seguridad Social; un mural con la historia de Guatemala, obra de Óscar González Goyrí, impacta desde la Séptima Avenida, mientras que en la parte posterior, en una de las plazas, Carlos Mérida ilustró un tema relacionado con la Seguridad Social en mosaico bizantino. Mérida incorporó al mural un espejo de agua. No obstante, hace algunos años se quitó la parte que formaba un ángulo.

Donde estaba el Estadio Autonomía se levantaron los edificios del Crédito Hipotecario Nacional y del Banco de Guatemala, inaugurados en 1965 y 1966, cuyos espacios verticales están decorados con paneles de Efraín Recinos y de Roberto González Goyri, respectivamente, que contienen temas de la his­toria y la economía; mientras que en el poniente lucen los de Dagoberto Vázquez. La presencia del artista guatemalteco Car­los Mérida, gloria latinoa­mericana, vuelve a domi­nar los espacios interiores en ambos edificios, siendo notables los esmaltes del Banco de Guate­mala, tanto por su calidad estética como por sus dimensiones.

En 1969 se demolió la vieja Penitenciaría Cen­tral y en su lugar se construyeron los edificios de la Corte Suprema de Justicia y la Torre de Tribu­nales. Este conjunto carece de una plástica inte­grada; sin embargo, introduce plazas y escalinatas que dan armonía al lugar.

A principios de los años setenta se construyó el edificio de Finanzas Públicas, asi como el Insti­tuto Guatemalteco de Turismo, el INGUAT. Estas edificaciones también incorporaron plazas y escalinatas, espacios amplios que tienen una clara connotación histórica en el plano urbanísti­co. El viejo puente de la Penitenciaria (1894) y el edificio Parisién (Teatro del Puente), reflejan el momento   de   una   nueva   concepción   urbana, periodo importante de la historia de la ciudad de Guatemala. El centro cultural Miguel Ángel Asturias domina la colina de San José de Buena-vista; Efrain Recinos, con su volumen y el color azul integra su obra al paisaje. Aún permanece el viejo Castillo de San José (1846), que recuerda a Rafael Carrera y a su constructor, José María Cervantes; ahora ya restaurado, es el Museo del Ejército.

El Centro Cívico de la ciudad de Guatemala es un conjunto de gran valor, significativo para el estudio de las manifestaciones artísticas.  A mediados del siglo XX, se dieron una serie de cambios urbanísticos en la ciudad de Guate­mala con la construcción de edificios como el Centro Cívico, la Ciudad de los Deportes, el cen­tro cultural Miguel Ángel Asturias y la Ciudad Universitaria. En todos ellos se intenta rescatar elementos prehispánicos, basados en la restaura­ción de plazas y escalinatas, y conjugar los ele­mentos arquitectónicos con las imágenes pintadas o esculpidas.

Movimientos como el posthumanismo, el ex­presionismo y la llamada “arquitectura de integración”, marcan la evolución arquitectónica del país. En ellos buscan su identidad las cátedras uni­versitarias de Arquitectura de Guatemala.

 

Para citar este articulo en formato APA: ( ARQHYS. 2012, 04. La arquitectura modernista en Guatemala a partir de 1944. Revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/la-arquitectura-modernista-en-guatemala-a-partir-de-1944.html.)




Deja un comentario