La ventilación e intimidad en el baño



Los ambientes húmedos y olorosos son resultados de un baño mal ventilado, pero ¿Cómo ventilar el baño sin perder intimidad? Parece un gran problema, sin embargo en la actualidad existen múltiples soluciones para mantener la privacidad del baño y ventilarlo correctamente.

La ventilación e intimidad en el bañoContar con un baño ventilado, iluminado e íntimo no es una misión imposible. Son muchas las personas que cometen el error de mantener una habitación completamente cerrada para no perder privacidad, pero que se ahogan en un ambiente húmedo y vaporoso después de una simple ducha. Esto no solo minimiza los niveles de bienestar y confortabilidad que puede ofrecer, sino que también desfavorece a la higiene dando lugar a la creación de hongos y moho.

La ventilación en el baño es algo fundamental. Piensa que en muchos casos no alcanza solamente con una ventana, sino que además se debe contar con un ventilador pequeño… ¿Puedes imaginarte un baño completamente cerrado? Es por eso que el día de hoy queremos contarte algunos trucos sencillos para poder disfrutar de un baño ventilado e intimo.

Las ventanas serán por siempre el elemento principal para ventilar el baño. Será ideal disponer de al menos una ventana – en lo posible, grande – que sea capaz de abrirse de par en par, permitiendo el paso del aire fresco y la luz natural. Esto no solo aporta a un baño fresco, sino también a la estética del lugar otorgando luz clara que armoniza y equilibra la decoración.

Pero ¿Y la intimidad? Existen varias formas de mantener la privacidad en las ventanas de los baños, y una de ellas puede ser utilizando persianas que permitan el paso del aire pero no la vista; o bien, algún cristal esmerilado o un vinilo con el que se pueda impedir que los ojos alcancen al interior de la habitación.

Las ventanas altas son una excelente alternativa ya que nos permitirán mantenerlas abiertas sin que otras personas alcancen a ver hacia el baño. También podemos reemplazarlas por tragaluces o claraboyas, y si vamos por una opción más moderna y vanguardista podemos utilizar una ventana de cristal completa que solo se abra por la parte superior. Estas ventanas tienen un precio más alto que las comunes, pero le dan un toque de elegancia y estilo único al baño, dando lugar a que la luz del sol pase en todo momento.


Pero como ya dijimos antes, muchas veces las ventanas no alcanzan para una buena ventilación y también necesitaremos de un ventilador. Este puede ser un ventilador de techo para no ocupar demasiado lugar, o hasta un ventilador pequeño ubicado sobre la mesa del lavabo. Se encenderá solo en momentos donde el clima este muy cargado y queramos renovarlo, el resto del tiempo será un accesorio decorativo bonito.

Y por ultimo, los extractores de aire son una opción moderna, estética y 100% eficaz. Estos equipos son capaces de absorber la humedad, los olores y el vapor para despedirlos hacia el exterior, permitiéndonos disfrutar de un baño fresco y limpio ideal para relajarse y descansar.

Para citar este articulo en formato APA: ( ARQHYS. 2013, 04. La ventilación e intimidad en el baño. Revista ARQHYS.com. Obtenido , de http://www.arqhys.com/la-ventilacion-e-intimidad-en-el-bano.html.)




Deja un comentario