Ladrillo visto


   


Revestimientos con ladrillo visto...

Entre tantas opciones de revestimientos para paredes exteriores e interiores, el ladrillo visto se ha convertido en una de las más demandadas en este tiempo. Su aspecto visual tan rustico y moderno a la vez es capas de llenar de encanto cualquier ambiente y así también, de crear maravillosas fachadas que causaran la admiración de todos tus vecinos.

 El ladrillo visto, también conocido con los nombres de “ladrillo de vista” o “ladrillo cara vista”, nos brinda múltiples posibilidades en la decoración ya que por su fácil adaptación a cualquier pared puede llegar a cubrir nuestras necesidades estéticas y prácticas de una forma totalmente completa. Quienes buscan conseguir un ambiente más rustico, pueden combinar el revestimiento de paredes de ladrillos de vista con maderas, la verdad es que se ve muy bien y por tratarse de un material natural, creara un estilo campestre muy bonito.

Ahora, en caso de querer lucir ambientes más modernos y prolijos, se deben utilizar los ladrillos de vista de bordes rectos y se los puede combinar con revoques o yeso que presenten acabados lisos y parejos. Otra excelente opción es darle un color ya que aunque se cubra su típico color “rojo” igualmente la textura de los ladrillos seguirá siendo un atractivo hermoso.

Además, vale destacar que este tipo de ladrillos se presenta como una opción económica en revestimientos de paredes. Si bien existen otras alternativas de costos menores, los ladrillos de vista tampoco requieren de grandes cantidades de dinero para la compra y la mano de obra por lo que se encuentran al alcance de presupuestos medios. Todo depende del tipo de material con el que estén construidas las piezas ya que algunos son más o menos resistentes y esto es lo que determina si son aptos para las paredes exteriores o interiores de la casa.

Los ladrillos de vista no requieren de trabajos de mantenimientos costosos, lo que es otra gran ventaja, pero si necesitan de algunos cuidados para protegerlos de los agentes que le causan desgastes y daños. Los ladrillos de exterior se encuentran expuestos todas los cambios de clima, algunos días al sol, otros a la lluvia y así también a la erosión del viento por lo que se ven bastante deteriorados por ellos y más aún, cuando se trata de ladrillos nuevos que todavía les falta pasar por el proceso de curación o ladrillos construidos en materiales porosos.

En el caso de las casas que se encuentran en las zonas costeras o zonas muy húmedas, los ladrillos de vista se van afectando poco a poco con el salitre.  La humedad va quitando el color de las piezas y las hace lucir mucho más viejas y descuidadas.  Afortunadamente todo esto se puede combatir protegiendo a los ladrillos de vista con pinturas especiales como impermeabilizantes, barniz, pinturas de látex o pinturas plásticas. Esto no solo cuidara y protegerá a las piezas de los agentes que quieren afectarlas, sino que también aumentara su belleza ya que los hará lucir mucho más brillantes y atractivos.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario