Los muebles mas alegantes del mundo


   


Una noticia que hace eco de los muebles mas elegantes del mundo. Esperamos que difundas este contenido por tu cuenta social.

Una colección compuesta por medio centenar de muebles creados por los grandes maestros de la arquitectura y el diseño del siglo XX han sido reunidos por la Alegre Compañía en la exposición Royalties, que podrá contemplarse hasta el día 8 de junio en la nueva sede del Colegio Oficial de Arquitectos de Madrid (COAM), situada en la madrileña calle de Hortaleza  número 63.

La Alegre Compañía es un empresa de origen familiar que ha trabajado desde 1969 proponiendo mobiliario y equipamiento para los mejores espacios arquitectónicos de España. La Alegre Compañía trabaja para lograr completar el excelente nivel arquitectónico de nuestro país con unos interiores frecuentemente necesitados de mayor atención.

Como empresa, reivindica la necesidad y el deleite que generan los muebles originales, bien diseñados y construidos, funcionales, bellos y duraderos. Asimismo, trata de extender esta sensibilidad a la sociedad con el fin de mejorar la calidad de los espacios donde vivimos y trabajamos.
El comisario de Royalties, Marco Gil, director de La Alegre Compañía, lleva trabajando en este proyecto de exposición varios meses, dada la complejidad   que ha supuesto la localización y traslado hasta Madrid de las piezas maestras de creadores tan relevantes como Breuer, Gopius, Mies, Jacobsen, Scarpa, Kita o Urquiola. Algunas de las piezas que componen la muestra son consideradas por los expertos como “los muebles más bellos del mundo”, cuya contemplación, reunidos en un mismo ámbito, resulta prácticamente imposible de lograr, salvo que alguien- como es el caso- decida recorrer las mejores ferias de diseño que se celebran en el mundo.

La exposición Royalties, en cuya organización ha colaborado el Colegio de Arquitectos de Madrid, constituye una oportunidad para explorar nuevas vías de cooperación entre el mundo de los arquitectos y el sector de los interiores y de los equipamientos.

Este último está representado en la exposición por las empresas más importantes del mundo del diseño industrial, procedentes de Dinamarca, Suecia, Italia, Suiza y Estados Unidos. Además de mostrar un conjunto de piezas exquisitas, en un lenguaje común de cultura, tradición, materiales e industria, la exposición quiere comunicar a los arquitectos que el mundo del diseño les pertenece y pretende poner de relieve las oportunidades económicas que se abren para estos profesionales dentro de este campo. Precisamente el nombre de Royalties alude a la propiedad intelectual de los diseños y a la posibilidad de generar ingresos recurrentes durante años para los creadores, al tiempo que se crea riqueza para la sociedad.

Royalties reclama una recuperación del gusto por los interiores y reivindica el mueble como patrimonio cultural, dotado además de un interesante valor económico susceptible de transmitirse y legarse de generación en generación. Esta concepción está presente en los principales creadores del siglo XX, desde los orígenes de la Bauhaus hasta lo epígonos de la Escuela Nórdica o de Milán. Para Marco Gil, en un mueble con diseño están implícitos unos materiales que hablan de su origen y conexión con la naturaleza y un poso cultural que está enmarcado en un momento determinado de la historia, con sus claves filosóficas y estéticas.

“Que una silla o un mueble sean hijos de todas estas circunstancias, es lo que explica que haya piezas que se lleven produciendo por procedimientos industriales más de un siglo, y que sigan acumulando valor”, asegura el comisario de Royalties, al tiempo que cita el ejemplo del arquitecto danés Arne Jacobsen: “tiene el 90% de sus diseños en producción, después de que fueran concebidos hace más de seis décadas”.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario