ARMADURAS Y SU EFICIENCIA ESTRUCTURAL | Historia de la arquitectura | Arquitectura & Construcción

 Rep. Dom. 

 

  Buscador:

INICIO

LINKS

CURSOS

TUTORIALES

AUTOCAD

PREMIOS

BUSCADOR

  ArqHys Google

 
 

lunes 2 de noviembre de 2009

ARMADURAS Y SU EFICIENCIA ESTRUCTURAL.

Ponemos a su disposición las mejores noticias relacionadas con el fascinante mundo de la arquitectura, construcción, ingenierí­a civil, interiores y carreras a fines. Comparte tus conocimientos relacionados la arquitectura y construcción en general con los demás usuarios enviando tus noticias, ensayos y artí­culos de interés directamente desde nuestro panel de publicaciones.
 

ARMADURAS Y SU EFICIENCIA ESTRUCTURAL.

LAS ARMADURAS Y SU EFICIENCIA ESTRUCTURAL

Dr. Ing. Alexis Negrí­n Hernández y Msc. Ing. Alejandro Chávez Zelaya

email: anegrin@uclv.edu.cu y alejandrojchavez@yahoo.com

INTRODUCCIí“N

Una armadura es un sistema estructural reticular de barras rectas interconectadas en nudos articulados formando triángulos. Los elementos conforman, comúnmente, uno o varios triángulos en un solo plano y se disponen de forma tal que las cargas externas se aplican a los nudos, por lo que en teorí­a, sólo causan efectos de tensión o de compresión. En la realidad, algunos esfuerzos de flexión pueden ocurrir como resultado de la fricción en las uniones y de cargas distribuidas aplicadas a los miembros entre las juntas(como el peso propio, por ejemplo); generalmente, estos esfuerzos son menores comparados con las fuerzas axiales y, por lo común, se ignoran para propósitos analí­ticos.

Una armadura se puede considerar como la sumatoria de una o varias veces el sistema estructural cinemáticamente invariable (estable) más sencillo: el triángulo. Este es el criterio usado como método analí­tico para hacer el análisis cinemático de sistemas reticulares: a partir del primer triángulo se obtiene un sistema cinemáticamente invariable por la adición de dos barras en un nudo.

Para los miembros de una armadura suelen usarse en su construcción: puntales de madera, barras metálicas, ángulos, canales e incluso elementos de sección rectangular de concreto armado y/o pretensado. Es ideal la combinación de concreto para los elementos que trabajen a compresión y pretensado para los tensionados. Las uniones de los nudos se logran, normalmente, atornillando o soldando los extremos de los miembros en una placa común.

Las armaduras (también llamadas celosí­as o cerchas) están compuestas por:

  • Cuerda Superior: formada por los elementos unidos en toda la parte superior de la armadura, y que generalmente soportan las cargas de la cubierta del techo, que para un trabajo eficiente deben estar concentradas en los nudos
  • Cuerda Inferior: formada por los elementos unidos en toda la parte inferior de la armadura, y que generalmente soportan las cargas de las instalaciones eléctricas, hidrosanitarias, aire acondicionado, o de los vehí­culos en el caso de los puentes
  • Elementos Secundarios: formada por los elementos unidos en toda la parte interior de la armadura, y que generalmente ayudan a soportan las cargas de la cuerda superior e inferior, e inclusive muchas veces algunos elementos tienen fuerza interna axial de valor cero, que se colocan, por simetrí­a, rigidez, estética y construcción.

EFICIENCIA ESTRUCTURAL DE LAS ARMADURAS

Las vigas, tanto de concreto como metálicas u otro material, tienen serias limitaciones para cubrir grandes luces, no sólo para hacer cumplir el estado lí­mite de resistencia, si no fundamentalmente el estado de deflexión. Al aumentar la luz aumenta la deflexión de la viga, para disminuir ésta, se necesita aumentar su sección transversal, logrando una inercia satisfactoria que pueda controlar dicha deflexión. Esto hace que aumente el peso propio que automáticamente aumenta la carga y ésta la deflexión, de manera tal que para grandes luces la deflexión es incontrolable o la sección transversal, necesaria para la viga, es totalmente económica. Es el momento de echar mano a otra solución estructural: o el arco o la armadura.

Las armaduras se usan, esencialmente, de la misma forma que las vigas de alma llena, pero preferentemente para cubiertas de luces considerables. Una cubierta o entrepiso de relativamente gran luz, formada por vigas, se convierte en antieconómica como consecuencia de la utilización incompleta del material y la posibilidad de pandeo lateral, en virtud del valor considerable del peralto de la sección. En estos casos, la viga de alma llena, se debe sustituir por un sistema reticular, una armadura, cuyos elementos o barras, sometidos a cargas concentradas aplicadas en los nudos, trabajan a compresión o tensión; lo que permiten un aprovechamiento casi total del material , evitando los negativos efectos de la “flexión general” y su marcada deflexión.

Estas son, sencillamente, las razones por las cuales la armadura es siempre más ligera que la viga de alma llena para igual carga y altura y las razones por las cuales se puede cubrir mayor luz con una armadura que con una viga.

BREVE RESEí‘A HISTí“RICA

Armaduras de madera para techos de viviendas, similares a los usados en la actualidad, han sido construidas desde tiempos inmemorables. Los romanos construí­an armaduras de madera de grandes luces para estructuras de puentes y distintas edificaciones, ninguna sobrevivió hasta nuestros dí­as, pero a quedado constancia verbal o escrita de las mismas. La Columna de Trajano, en Roma, muestra un puente con una superestructura de madera, construido por Apolodoro de Damasco, sobre el rí­o Danubio en Rumaní­a.

Durante el Renacimiento este tipo de construcción fue revivida por Palladio. Se piensa que el arquitecto italiano Andrea Palladio (1518-1580) fue uno de los primeros en analizar y construir armaduras. Sus muchos escritos sobre arquitectura incluyen descripciones detalladas y dibujos de armaduras de madera, fundamentalmente de para puentes, similares a las que se usan en la actualidad.

El cálculo de armaduras isostáticas (estáticamente determinadas) es un problema estructural sencillo y todos los elementos para su solución se tení­an en el siglo XVI, es sorprendente que antes del siglo XIX no se hubiera hecho algún intento hacia el diseño “cientí­fico” de elementos de armadura. Para lograr esto fue decisiva la construcción de los ferrocarriles que comenzó en el año 1821. Toda la teorí­a de diseño de armaduras fue completamente terminada entre 1830 y 1860.

Los primeros ferrocarriles que se construyeron en Europa Occidental se hicieron en áreas densamente pobladas, los puentes a construir debí­an tener un carácter permanente, por lo que arcos de piedra y vigas o arcos de hierro colado fueron las soluciones idóneas. Para el caso de Estados Unidos y Rusia, la escasa densidad de población y las grandes distancias obligaron a buscar, inicialmente, una solución más económica y durante los primeros años se uso mucho la armadura de madera. Las armaduras de Howe, conocidas aún por ese nombre, eran iguales a las de Palladio, excepto en que se empleaba hierro para los tensores. Después de 1840, los puentes del mismo tipo fueron construidos de hierro forjado, y el costo del material impuso los métodos cientí­ficos de diseño.

El primer análisis “cientí­fico” de armadura fue realizado en 1847 por Squire Whipple, un constructor de puentes norteamericano de la ciudad de Utica, N.Y. En 1850 D. J. Jourawski, un ingeniero ferroviario ruso, creo el método de solución de los nudos, por el cual se obtienen los esfuerzos en los miembros considerando las condiciones de equilibrio de cada nudo a la vez; sin embargo esto no se conoció en Occidente hasta que el ingeniero ferroviario alemán Kart Culmann, profesor del Politécnico de Zurich, lo publicó independientemente unos años después en 1866.

En 1862 el ingeniero alemán A. Ritter, planteó otro método analí­tico: el método de las secciones. Ritter cortó la armadura a lo largo de una lí­nea imaginaria y sustiutyó las fuerzas internas por fuerzas externas equivalentes. Haciendo sumatoria de momento en puntos convenientes (puntos de Ritter) pueden obtenerse todas las fuerzas internas.

Clerk Maxwell, profesor de Fí­sica y Astronomí­a del Kinas Collage, en Londres, publicó en 1864 la conocida solución gráfica del diagrama de esfuerzos recí­procos, una de las más notables contribuciones a la teorí­a de estructuras, la cual fue hecha por un cientí­fico que no tení­a ví­nculo alguno con las estructuras, sino que es conocido por su teorí­a del electromagnetismo. Este profesor de Fí­sica también sentó las bases para un método de análisis de estructuras estáticamente indeterminadas: método de las fuerzas, la flexibilidad o Maxwell-Mohr.

Los tres métodos para el análisis de armaduras fueron desarrollados en un perí­odo menor de veinte años, después de diseñarse empí­ricamente armaduras durante siglos. Esto demuestra, una vez más, que la necesidad es la madre de la inventiva.

Todos estos métodos de cálculo suponen que los miembros de las armaduras se unen por articulaciones y en realidad las primeras armaduras así­ se unieron. Por ejemplo, la armadura patentada por el inglés James Warren en 1848 eran miembros de hierro colado que trabajaban a compresión o tensión con agujeros para los pasadores incorporados en la fundición: una clásica articulación.

ALGUNOS DE LOS TIPOS DE ARMADURA MíS USADOS

La mayorí­a de los tipos de armaduras usadas en la estructuración de cubiertas, puentes, han sido llamadas así­ por el apellido o nombre de quien las diseñó por primera vez, por ejemplo, la armadura tipo Howe, fue patentada en 1840 por William Howe, la armadura Warren, fue patentada por los ingleses James Warren y Willboughby Monzoni en 1848.

Armadura Howe

La armadura Howe, patentada en 1840 aunque ya habí­a sido usada con anterioridad, se utilizó mucho en el diseño de armaduras de madera. Está compuesta por montantes verticales entre el cordón superior e inferior. Las diagonales se unen en sus extremos donde coincide un montante con el cordón superior o inferior. Con esa disposición se lograba que los elementos verticales, que eran metálicos y más cortos estuviera tensionados, mientras que las diagonales más largas estaban comprimidas, lo cual era económico puesto que los elementos metálicos eran más caros y con la disposición Howe se minimizaba su longitud.

Las armaduras de dos aguas Howe son los tipos más comunes de armaduras de peralto medio, y tienen luces máximas de 27 ó 30m.

Armaduras Warren

Este tipo de armadura, en la forma utilizada para viguetas ligeras de alma abierta, se usan elementos de barras de acero redondas con múltiples dobleces. Para el caso de elemento principal de cubierta y entrepisos se utilizan perfiles clásicos L, C y hasta W. Cuando se utiliza en gran escala, la Warren ofrece la ventaja de que proporciona un máximo de espacio abierto libre para la inclusión de los elementos de servicio del edificio que deben pasar a través de las armaduras (ductos, tuberí­as. Etc.)

El rasgo caracterí­stico de este tipo de armadura es que forman una serie de triángulos isósceles (o equiláteros), de manera que todas las diagonales tienen la misma longitud. Tí­picamente en una armadura de este tipo y con cargas aplicadas verticales en sus nudos superiores, las diagonales presentan alternativamente compresión y tensión.

Se peuden usas armaduras Warren para cubrir luces de hasta 90 metros y más.

Armadura Pratt plana

Representa la adaptación de las armaduras al uso más generalizado de un nuevo material de construcción de la época: el acero. A diferencia de una armadura Howe, las barras están inclinadas en sentido contrario, de manera que las diagonales están sometidas a tensión, mientras que las barras verticales están comprimidas.

En esencia tiene una tipologí­a y uso muy parecidos a la Warren. Para la armadura de cuerdas paralelas, la Pratt ofrece la ventaja de tener los miembros más largos del alma a tracción y los miembros verticales más cortos a compresión (menos efecto de pandeo). Se usan en techos de luces moderadas entre 18 y 30 metros. Si se requiere de mayor luz serí­an más recomendables las armaduras de abanico o las armaduras Fink.

Armaduras Fink

Para techos de pendientes mayores (más de 15º) la armadura Fink es muy usada, las Howe y Pratt también pueden usarse pero no son tan económicas, la armadura Fink ha sido utilizada para claros del orden de los 37m. Un hecho que la hace más económica es que la mayorí­a de los miembros están en tensión, mientras que los sujetos a compresión son bastante corto, además es importante saber que la triangulación de una armadura se proyecta tomando en cuenta el espaciamiento de los largueros. Ya que usualmente es conveniente localizar los largueros sólo en los vértices de los triángulos, la triangulación principal puede subdividirse. La armadura Fink puede ser dividida en un gran número de triángulos y coincidir casi con cualquier espaciamiento de largueros.

Armadura Delta

Otra forma popular de armadura es el arreglo tridimensional conocido como armadura delta. í‰sta armadura deriva su nombre de la forma de su configuración, un triángulo equilátero que se asemeja a la letra griega delta (Δ). Donde no es posible el arriostramiento lateral, o no es deseado, en armaduras planas comunes, puede utilizarse la armadura delta, la cual ofrece resistencia tanto a cargas verticales como horizontales. La forma delta también se utiliza para columnas de celosí­a.

Armadura de estructura triarticulada:

Cuando se necesita cubrir luces de más de 30m, debe tomarse en consideración el uso de la estructura triarticulada de acero, ya que pueden proporcionar soluciones más económicas, en comparación con el biarticulado y el empotrado. Este tipo de estructura tiene las siguientes ventajas:

  1. Su análisis es más fácil, ya que es estáticamente determinado
  2. Los asentamientos diferenciales de las cimentaciones deficientes no son de importancia capital como podrí­an serlo para un arco hiperestático.
  3. El montaje se simplifica, ya que las dos mitades de un arco pueden montarse por separado conectándolos posteriormente con el perno de la articulación central.

Armaduras tipo diente de sierra

Estas armaduras pueden utilizarse cuando la separación entre columnas no es objetable y se desea una iluminación natural adecuada por medio de ventanales en construcciones anchas. Sus caras más inclinadas llevan los ventanales y están generalmente orientadas al norte para una iluminación difusa más pareja. Estructuralmente es una estructura aporticada muy eficiente y se usa mucho es fábricas textiles.

Otros criterios y recomendaciones sobre estos tipos de armaduras:

Las armaduras más usadas para la construcción de puentes de carretera o ferrocarril son las del tipo Pratt, Warren, Tipo K, Pettit, viga y/o columna Vierendeel, la cual a menudo no es considerada como una armadura, debido a su configuración, la cual no está formada por triángulos, sin embargo es un tipo de alma abierta cuya capacidad de carga viene dada por la resistencia de sus miembros a flexo compresión.

Las armaduras más usadas para la construcción de cubiertas de techos son la Pratt, Fink, Howe y Warren.

Para la selección del tipo de armadura que ha de usarse, es una cuestión de llenar los requisitos de las condiciones de trabajo y de usar materiales y procedimientos en una forma económica. El tipo de triangulación seleccionado puede depender hasta cierto punto de las preferencias del proyectista, pero un factor importante que debe considerarse es el ángulo entre miembros que se intersecan. Además el peralte de la armadura puede estar determinado por la pendiente deseada en un techo ó por una relación económica luz – peralte en un puente. Puede estar determinado por la altura libre deseada o por la necesidad del contraventeo.

SOBRE LA SELECCIí“N DEL TIPO DE ARMADURA

La elección del tipo de armadura depende de varios factores como son: Luz a salvar, carga a soportar, tipo de cubierta desde el punto de vista arquitectónico, necesidades de iluminación, aislamiento y ventilación.

Algunos tipos de armaduras, por su eficiencia en la configuración, pueden cubrir grandes luces, como las de forma de arco en la cuerda superior, sin embargo constructivamente son más difí­ciles y se convierten en soluciones no usuales o especiales. Sin embargo en los últimos años los techos curvos auto soportantes, pueden ofrecer soluciones prácticas para cubiertas de hangares, bodegas, fábricas, talleres, y otros usos.

BIBLIOGRAFíA CONSULTADA:

  1. Cowan H.J. (1983). Esquema histórico de las ciencias de la construcción, Facultad de Arquitectura, ISPJAE, Habana, Cuba. (Traducido de "An historical outline of architectural science", Elsevier Publishing Co., Amsterdam, 1966).
  2. http://es.wikipedia.org/wiki/Celos%C3%ADa_(estructura)
  3. McCormac J. y Elling R.(1994) “Análisis de estructuras. Métodos clásico y matricial”, Ediciones Alfaomega, México
Colaborado por: Alexis Negrin.
   ARTíCULOS RELACIONADOS:
     

 

Arqhys Online:
 » Colaboradores
 » Anunciese
 » Enlazanos
SECCIONES
 » Home
 » Construccion
 » Rascacielos
 » Introducción
 » Historia I y II
 » Trabajos sobre...
 » Arquitectos
 » Monumentos
 » Iglesias
 » Articulos
 » Links amigas
 » Directorio Web
 » Publicar trabajos
 » Descargas
RECOMENDAMOS
TRABAJOS DE:
 » El concreto
 » El hormigón
 » El dibujo
 » El color
 » Historia I y II
 » Urbanismo
 » Espacio arq.
 » Color y pintura
 » Maquetas
 » Estructuras
 » Polí­metros
 » Cableado
 » Casas e hipotecas
 » Historia del arte
 » Antropometrí­a
 » Mas trabajos
DONACIONES

Quienes somos | Mapa web |Contacto

 

Copyright 2004 ArqHys.Todos los derechos reservados. Condiciones de uso


   Servicios gratuitos:
   Mensajes a celulares
   Email Juegos gratis
   Chat de arquitectos
   Recomendamos
   Registro de dominios
   Casas
   Revistas y arquitectura