Arquitectura ibérica



Arquitectura ibérica

Consta que se hacían los muros de tapial junto a los aparejos ciclópeos para las fortificaciones.

Se sigue el sistema adintelado, obteniéndose los arcos y las bóvedas mediante las aproximación de hiladas.

Debían utilizar pies derechos de madera como soportes, subsistiendo algunos ejemplos de soportes de piedra que denotan la influencia prehelénica.

Son características las ciudades erigidas en acrópolis, defendidas por sólidas murallas, distribuyéndose las casas rectangulares irregularmente (Azaila, Ullastret, Olérdola).

Las tumbas son de incineración, guardandose las cenizas en vasijas que se disponían en cámaras subterráneas con cubierta formando túmulo.


Son muy características las que se comunican al exterior mediante pasillo tangente a la cámara funeraria. Son representativas las de Tutugi, en Galera (Granada) y de Tugia, en Pearl de Becerro (Jaén). Son importantes los santuarios, cuyos restos acusan la influencia griega.

Sobresalen, por la abundante escultura que en ellos se ha encontrado, los del Cerro de los Santos, en Montealegre (Albacete), del Llano de la Consolación (Albacete), de Castellar de Santisteban (Jaén), del Collado de los Jardines (Jaén), de La Serreta, en Alcov (Alicante) y el de la Luz, en Murcia.

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2016, 07. Arquitectura ibérica. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/arquitectura-iberica.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto