Arquitectura del renacimiento



Arquitectura del renacimiento

CÓMO NACIÓ EL RENACIMIENTO. Hasta muy avanzada la Edad Media, todo el occidente europeo estuvo regido por instituciones comunes: feudalismo, gremios e iglesia homologaron por siglos a las sociedades europeas; cuando la organización feudal entró en crisis y se incrementó el poder de los burgueses, Italia –donde nunca había arraigado por completo el feudalismo- se desarrolló rápidamente política y económicamente.

Como en Italia el espíritu clásico hibernó pero nunca murió, y como el gótico nunca arraigó, el clasicismo latente en las manifestaciones culturales de la Italia medieval reapareció con toda su fuerza en el Renacimiento.

La iglesia empezó a perder poder, y con ello, se abrió paso a la ciencia y a la investigación, reemplazando así poco a poco la obtusa visión del mundo predominante en el medievo por el “humanismo”, visión basada en los hombres.

Aún no se había definido por completo el papel del arquitecto para esta época, pero empezó a agrupársele, más que con los constructores y albañiles, con los artistas; les correspondía a los humanistas, con tinta y pluma en mano, definir cuál sería la identidad del nuevo Arquitecto.

Un suceso particular, el hallazgo de una excelente copia de Vitrubio, resucitó el viejo concepto de teoría + praxis, y la idea de que la Arq. era una “ciencia”, llegando a pensar, en consecuencia, que, para ser llamado Arquitecto, había que tener algo de estudioso. Brunelleschi empezó a estudiar las ruinas romanas desde ambos puntos de vista: teoría y praxis, o sea, cómo fueron diseñadas y cómo fueron construidas.


Él fue el pionero de una generación de arquitectos que veían en la Roma antigua un necesario complemento a la práctica, y de estudio obligado. Sin embargo, la intención no era simplemente registrar el pasado, tampoco copiarlo; era entender la gramática de la antigüedad con el fin de elevar tal excelso lenguaje a un nuevo nivel; los dibujos con medidas tomadas in situ eran luego usados como material de trabajo para las obras propias, razón por la cual se desgastaron y desaparecieron muchos de ellos. Giuliano da Sangallo, Alberti, Filarete, etc., fueron a las ruinas con el fin de aprender y aplicar en el presente el lenguaje clásico.

¿Cómo empezaron los arquitectos Renacentistas?

Se dice que aquel que tuvo una formación ideal fue Brunelleschi, hijo de buena familia, que desde muy joven recibió conocimientos de matemáticas comerciales y proporciones geométricas. Sin embargo, a causa de su inclinación a las bellas artes, su padre le permitió educarse como orfebre, el mismo pasado de numerosos arquitectos renacentistas; esto provocaba que tuvieran más vínculos con su pasado formativo que entre ellos mismos, razón por la que no hay registro de ningún gremio de arquitectos italianos, pero sí gremios de las distintas artes y artesanías, al cual se unían los arquitectos, correspondientemente con aquella en la que se hayan formado. Antonio da Sangallo había sido carpintero, Rafael, Peruzzi y Giulio Romano pintores, y así por el estilo.

Otro por ahí había empezado como estudioso; en todo caso, a la hora de hacer sus primeras construcciones, no estaban en una posición mucho mejor que los estudiantes de arquitectura de hoy: tenían que pedir ayuda a los albañiles, constructores, ebanistas, es decir, en esta primera época aún no se había cumplido con la fórmula de Vitrunio de teoría +praxis; faltaba pulir la praxis.

Los gremios vieron como una invasión de extraños la intervención, ¡en calidad de jefes! de ‘arquitectos’ diseñadores que no se hubieran formado, ante todo, en albañilería, y, peor aún, que no pertenecieran a su gremio. Era como si dijeran: “¿Qué se ha creído este aniñado que nunca ha metido mano en la cantera para venir a mandarnos?”.

Fueron llamados, sobre todo los estudiosos, “arquitectos aficionados”, poniéndolos al mismo nivel de los Patronos cultos, como Cosme el Viejo, que en algunos casos diseñaban verbalmente o “elaboraban el programa” de las construcciones que ordenaban.

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2016, 07. Arquitectura del renacimiento. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/arquitectura-renacimiento.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto