Vaciado y limpieza de piscinas



El proceso de limpieza de una piscina consiste en incorporar agua fría a alta presión, combinado con un detergente ácido que no sea jabonoso.

Este proceso es bueno realizarlo cuando no halla sol. Es necesario que las paredes de la piscina se encuentren húmedas y que cada 3 o 4 años se le proporcione a las paredes de la piscina una solución impermeabilizante. Realizar una limpieza a este elemento ayuda a cerciorarse de que se encuentra en buen estado y que carece de algún escape o grieta.

En caso de que se encuentre con un escape, debe proceder a su pronta reparación con los materiales indicados. En caso de que se presente mucha suciedad se recurre a utilizar ácidos que faciliten su limpieza, con la ayuda de un cepillo especial para la higienización de la piscina. Nunca se debe utilizar jabón para limpiar este elemento, ya que produce efectos reactivos debido al cloro y otros productos químicos. Se puede aplicar un antialgas.

Hay que limpiar también la depuradora, la bomba, los filtros y skimmers. Los skimmers se limpian con una manguera de agua a presión para que las impurezas se retiren la parilla del mismo. Una vez que se encuentre bien limpia debe dejarse secar, para luego incorporarle el agua y prepararla para su pronto uso.

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Vaciado y limpieza de piscinas. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/arquitectura/vaciado-limpieza-piscinas.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto