Contraventeos



Contraventeos. Gracias al señor Mario José Esperilla por enviarnos este material como colaboración para ser publicado en ARQHYS.

ContraventeosLos elementos con los que se da soporte lateral a las vigas deben evitar el movimiento lateral y el giro de las secciones transversales contraventeadas. Para ello esos elementos (que pueden ser las mismas vigas secundarias que transmiten las cargas, o miembros colocados especialmente) y sus conexiones, han de tener resistencia y rigidez, bajo fuerzas axiales de compresión, y, a veces, de momentos flexionantes, suficientes para resistir la tendencia de la trabe a girar y deformarse lateralmente.

En las estructuras terminadas se cuenta con un contraventeo lateral que suele ser adecuado, proporcionado por la losa que se apoya en las vigas, o por elementos secundarios que llegan a ellas, pero el contraventeo existente durante la construcción es con frecuencia escaso, por lo que debe revisarse también el posible pandeo lateral de las vigas en esta etapa. Este aspecto puede ser especialmente importante en estructuras compuestas, antes de que se cuelen las losas de concreto.

En las normas solía prestarse poca atención al diseño de los elementos de contraventeo; cuando se trataba el problema, tradicionalmente se indicaba que los elementos que proporcionan soporte lateral al patín comprimido de las vigas (o a la cuerda en compresión de las armaduras), y sus conexiones, debían diseñarse para resistir, como mínimo, una fuerza igual a un pequeño porcentaje, entre el uno y el 2.5 por ciento, de la compresión existente en el patín (o en la cuerda) en el punto soportado. No solía hacerse ninguna indicación referente a la rigidez del contraventeo. Esta situación está cambiando en los últimos años (ref. 5.25 y 5.27).

Si sobre la viga se apoya una losa de concreto reforzado en la que queda ahogado el patín comprimido, o si ambos están interconectados mecánicamente, como en la construcción compuesta, o con un número adecuado de varillas del refuerzo transversal de la losa soldadas al patín, la restricción es suficiente para evitar todo desplazamiento lateral o torsional si la losa y los elementos de unión entre ella y la viga pueden resistir una fuerza total, aplicada en el plano de la losa y considerada uniformemente distribuida a lo largo del patín comprimido, igual, como mínimo, al cinco por ciento de la fuerza de compresión máxima existente en el patín (ref. 5.15).

Esto es aplicable, también, a cuerdas comprimidas de armaduras. También puede considerarse que el pandeo lateral está impedido cuando el sistema de piso, o la cubierta de la estructura, están constituidos por láminas metálicas soldadas al patín comprimido de la viga, que satisfacen los requisitos del párrafo anterior. Si hay transmisión de fuerzas de unos elementos de contraventeo a otros, para diseñarlos debe tenerse en cuenta la fuerza total acumulada.


Cuando los elementos que proporcionan el contraventeo lateral están conectados al patín en tensión, han de tomarse las medidas necesarias para evitar distorsiones de las secciones transversales de la viga y para impedir que su patín comprimido se desplace lateralmente. Esta situación es frecuente en zonas de momento negativo en vigas de edificios, en las que el patín comprimido es el inferior y el soportado, por medio del sistema de piso, el superior. La restricción contra la deflexión lateral del patín inferior es proporcionada únicamente por la rigidez a la flexión del alma, fuera de su plano, que puede ser insuficiente para evitar distorsiones de la sección transversal, como se muestra en la Fig. 5.29. El problema puede ser crítico en vigas de mucho peralte y alma delgada; se evita colocando atiesadores verticales, ligados al alma y a los dos patines.

En las refs. 5.2, 5.9, 5.10, 5.20 y 5.21 se tratan problemas especiales, relativos al pandeo lateral de vigas, que no suelen incluirse en especificaciones de diseño. La resistencia de columnas o vigas esbeltas puede incrementarse hasta cualquier nivel deseado (teniendo como límite la resistencia de las secciones transversales, que puede agotarse por plastificación o por pandeo local) colocando contraventeos, con los que cambia la forma de pandeo del elemento, o se elimina por completo. Las recomendaciones de este artículo se refieren a columnas, vigas, y algunos tipos de marcos (ref. 5.25).

Se consideran cuatro tipos de contraventeos (Fig. 5.30): relativos, discretos (o nodales), continuos y de apoyo (“lean-on”). Los contraventeos relativos restringen el desplazamiento relativo de pisos consecutivos de marcos, o de puntos adyacentes situados a lo largo de una columna o viga (ejemplos: diagonales verticales en marcos, muros de rigidez, armaduras de contraventeo). Los contraventeos discretos restringen sólo el movimiento de las secciones transversales en las que están colocados; por ejemplo, las vigas de la Fig. 5.30b están contraventeadas discretamente en los puntos 1, con diafragmas, o marcos transversales, que las ligan entre sí. [ Equipo arquitectura y construcción de ARQHYS.com ].

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Contraventeos. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/articulos/contraventeos.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto