Saltar al contenido

Arte Romano

El Arte Romano

El arte romano no fue producto de una sola nacionalidad o región sino que surgió de forma paulatina y casi simultánea en Italia, Francia, Alemania y España.

En cada uno de estos países surgió con características propias, aunque con suficiente unidad como para ser considerado el primer estilo internacional, con un ámbito europeo.

Desde el siglo VIII, una serie de acontecimientos históricos son los que posibilitarán la renovación y expansión de la cultura europea: la subida al trono de Francia de los Capetos, la consolidación y difusión del cristianismo, el inicio de la Reconquista en la Península Ibérica y, fundamentalmente, el nacimiento de las lenguas románicas, son los hitos que marcan ese resurgir.

Sin embargo, el arte no alcanzará una formulación coherente hasta que es superado el año 1000, cuando una corriente de vitalidad y expansionismo, tanto económico como cultural, se apodera de las sociedades occidentales, que van a sufrir un importante crecimiento demográfico, roturándose nuevas tierras y abriéndose antiguas rutas de comercio, que posibilitaran los caminos de peregrinación.

Toda Europa se ve invadida por una auténtica fiebre constructiva; se había conseguido formular un arte capaz de representar a toda la Cristiandad: el Románico.

El término románico, como concepto que define un estilo artístico, fue utilizado por primera vez en 1820 por De Grebille, considerando con este termino todo el arte que se realiza anterior al estilo gótico desde la caída del imperio romano; y por analogía al término ya conocido de lenguas románicas, el arte románico sucedía al arte antiguo tal y como las lenguas románicas eran las sucesoras del latín.

Posteriormente, la acepción de arte románico se fue restringiendo y pasó a designar el arte desarrollado en Occidente entre los siglos XI y XII, aunque todavía hoy siguen las controversias para determinar con exactitud la amplitud de espacio y tiempo que abarca este estilo.

En la definición de este primer arte europeo, es fundamental la reforma monacal realizada por la orden cluniacense, como resultado de una revisión en profundidad de las comunidades benedictinas.

El monasterio de Cluny, fundado en el año 930, se convierte en el gran centro difusor de la reforma, alcanzando rápidamente una gran expansión y consiguiendo que a través de sus monasterios el arte románico se difundiera por todo el mundo cristiano europeo.

Anteriormente a que la orden de Cluny capitalizara y extendiera este arte románico, ya se había desarrollado en Italia, en la región de Como, y en España, en Cataluña, lo que se denomina el primer románico.

Los maestros de Como, con sus aparejos de albañil, su estructura de iglesia de una nave y sus populares bandas lombardas, así como los primeros abovedamientos de las iglesias catalanas, sentaron bases sólidas para un rico desarrollo de la arquitectura románica.

Bibliografía


Referencias, créditos & citaciones APA:
Portal de arquitectura Arqhys.com. Equipo de redacción profesional. (2012, 12). Arte Romano. Escrito por: articulos. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.arqhys.com/articulos/romano-arte.html.

Privacidad | Referencias | Mapa | Contacto