Automóviles, carreteras y puentes



En 1905 llegó el primer automóvil a Santo Domingo. La idea de ciudad cambiaría radicalmente hasta el punto de que, actualmente, el flujo vehicular es una de las principales preocupaciones de las autoridades, municipales y centrales, así como de los expansionistas urbanizadores y urbanistas.

El automóvil fue uno de los símbolos de la modernidad para una ciudad que apenas alcanzaba los quince mil habitantes y lo fue también del progreso entendido como elemento propulsor de las distancias alcanzables y reducibles. Para 1925 la imagen urbana se caracterizaba por la construcción de edificios de alturas considerables, realizados en hormigón armado y por la existencia de numerosas vías para la circulación de vehículos con aceras para peatones además de iluminación eléctrica y hermosas alamedas centrales y laterales.

La construcción de las principales carreteras del país, que unían la ciudad con el interior, así como la apertura de calles importantes tales como las avenidas de la Independencia, Bolívar, Capotillo (hoy Mella), Duarte, 30 de Marzo, y otras, conformaron una ciudad que se preparaba, sin saberlo, para insertarse con ganada autoridad de autodidacta, en los criterios universales de una modernidad que ya no le era ajena.    Gracias a Sergio Carlos de la Rosa por colaborarnos este artículo para ser publicado en ARQHYS.com.

 

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2011, 07. Automóviles, carreteras y puentes. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/automoviles-carreteras-puentes.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto