Criterios de manejo urbano



La arborización para zonas viales debe responder y articularse armónicamente con el entorno artificial: construcciones, redes de servicio, mobiliario, elementos de transporte. La distancia mínima de un árbol con respecto al paramento de las edificaciones corresponde al radio de la copa del árbol ( en su etapa de máximo desarrollo) más 0.50 m. Debe preverse la máxima altura que alcance la especie a fin de no interferir con las redes aéreas de servicios públicos. La distancia mínima de un árbol desde el lado exterior del bordillo debe ser de 0.75 m. El follaje debe empezar a una altura mínima de 3 m.  La arborización debe permitir la iluminación artificial de la vía. En vías locales, donde los postes de alumbrado público se localizan en uno de los costados de la vía, se aconseja que la disposición de arborización esté a ¨tresbolillo¨ .

En la figura 1 se presenta la disposición a ¨tresbolillo¨ con árboles de alto porte. Cuando se utilizan árboles de mediano porte, debe disponerse de acuerdo a los gráficos 2 y 3; dos árboles de mediano porte en reemplazo de uno de alto porte , que deben ubicarse en el tercio medio del tramo entre los dos postes. Si por razones de diseño se requiere una distancia igual entre árbol y árbol, figura 3, deben utilizarse especies con densidades de follaje media o baja. En todos los casos debe preverse que la arborización permita el acceso vehicular a los predios. Los árboles deben plantarse a 1,50 m. de redes subterráneas para evitar daño a las tuberías u obstrucciones de la raíz. Para zonas viales es obligatorio el uso de matera, la misma debe profundizarse hasta hacer contacto con el suelo natural.

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2011, 03. Criterios de manejo urbano. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/blog/criterios-de-manejo-urbano.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto