¿Cómo hacer un balance general?



El balance general es uno de los principales estados financieros, también llamado estado de situación patrimonial, debido a que representa la salud financiera de la empresa en un momento determinado.

Este estado es relevante para conocer sobre el estado de la empresa, es decir, para saber si la gestión de esta se está realizando de manera eficiente y si se están aprovechando los recursos disponibles.

¿De cuales elementos se compone un balance general?


Activos

Todo lo que posee la empresa y lo que adeudan.

En resumen, son todos los elementos físicos e intangibles de una empresa (no pueden medirse en forma física pero pueden producir beneficios económicos).  Por ejemplo: Maquinaria, edificios, vehículos, inventarios, dinero en efectivo, materia prima etc.

Activos= Pasivos + patrimonio.


Pasivo

Lo que debe.

Pasivos = activos – patrimonio

Patrimonio

Lo que realmente pertenece a los accionistas.

¿Cuál es el propósito de la realización del balance general?


  • Buscar información que sirva de guía a la toma de decisiones inteligentes (claro está desde el punto de vista financiero).
  • Conocer la situación financiera de la empresa.

En el balance general podemos ver:

  • La naturaleza y el valor de los activos.
  • La Solvencia de la empresa.
  • Sobrantes y faltantes en inventarios.
  • Excedentes o insuficiencias de fondos en efectivo, inversiones o bancos.
  • Excedentes e insuficiencias del flujo de caja.
  • La naturaleza y alcance de las obligaciones.
  • Montos de ventas a crédito.
  • Nivel de deudas contraídas.
  • La capacidad del capital, etc.

¿Cuáles son los pasos para la realización de un balance general?


El balance general, también conocido como estado de situación suele presentar:

En la columna izquierda: los activos, en función a su liquidez.

En la columna derecha: en función de su exigibilidad, los pasivos y el patrimonio.

Registro de activos circundantes

Registra los montos de las cuentas pertenecientes a los activos circundantes o corrientes, estos son aquellos susceptibles a convertirse en dinero en efectivo en operaciones de negocios. Los activos circundantes o corrientes incluyen:

Cuentas bancarias: el dinero almacenado en las cuentas (corrientes) de la empresa.

Caja: dinero en efectivo y cheques al día no asentados.

Inventarios: constituye el resumen completo de las cantidades existentes en la empresa de materia prima y los  valores dados a estas, productos en proceso y mercancías disponibles para la venta.

Cuentas por cobrar: es el monto faltante a recaudación de las ventas a crédito, préstamos concedidos a empleados, socios o terceros.

Identifica y registra los activos fijos

Los activos fijos son aquellos que no representan cambios o flujos constantes. En este tipo de activo podemos encontrar:

  • Maquinaria y equipos.
  • Mobiliario y equipo de oficina.
  • Equipo de cómputos.
  • Terrenos, entre otros.

A la hora de realizar el balance general, el valor de cada uno de estos activos será determinado por su valor comercial o de venta.

Nota: el valor de compra es utilizado cuando se trata de bienes adquiridos recientemente. La vida útil de estos activos es muy limitada por lo que se desprecian (se reconoce la pérdida del valor del producto) a diario.

Registra los otros activos

Estos son las patentes, los  gastos pagados por anticipado y todos aquellos activos que no pueden ser clasificados como fijos o corrientes.

Suma el total de activos

Suma todos los montos (todos los activos mencionados) para obtener el total de activos que posee la empresa.

Registra los pasivos corrientes

Los pasivos corrientes son las deudas y obligaciones que tiene una empresa y que deben ser cubiertas en un periodo menor a un año. En estas podemos encontrar:

  • Obligaciones bancarias: préstamos y créditos.
  • Anticipos de clientes.
  • Cuentas que debes a los proveedores.
  • Cuentas por pagar a acreedores.
  • Impuestos por pagar, entre otros.

Registra los pasivos fijos

Estas son las obligaciones a cumplir de la empresa con una exigencia mayor a un año. También, se les conoce como pasivos con costo porque se debe pagar intereses hasta saldar el monto total. Estos son:

  • Créditos bancarios.
  • Documentos por pagar.

Registra los otros pasivos

Comprende todos aquellos pasivos que no pueden ser considerados como corrientes o fijos.

Suma de todos los pasivos

Como el paso lo indica debes suma los pasivos fijos, los corrientes y los que no pueden clasificarse como fijos o corrientes, para obtener el monto total de pasivos.

Registra el patrimonio

Representa todo lo que pertenece al empresario o accionista al momento de la realización del balance. Están compuesto por:

  • Capital: Inversión inicial con el propósito de poner en marcha la empresa.
  • Utilidades retenidas: estas son las ganancias de los accionistas que luego reinvierten en la empresa.
  • Reserva legal: utilidades que por ley deben ser reservadas.

Suma el total de pasivos con el total de capital

Esto nos indica los medios o recursos que la empresa puede disponer para soportar los activos.

Se aplica aplica la ecuación balance:

Pasivo + capital = activo.

Activo – pasivo = Patrimonio.

Que la suma del valor total de activos sea igual a la suma del valor total de pasivos más el valor total del patrimonio garantiza un balance y estado financiero de la empresa equilibrado. Y en caso contrario, es decir, que los pasivo superen a los activos es un indicador de que la empresa anda mal (si la diferencia es considerable, podrías estar al borde de la quiebra).

Presentación del informe

Esta parte es de tu elección, si lo vas a presentar es conveniente que lo acompañes de gráficos y estadísticas que diferencien el balance actual con el de años anteriores.

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2019, 10. ¿Cómo hacer un balance general?. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/como_hacer_un_balance_general.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto