Saltar al contenido

El corcho en la construccion

¿Qué es el corcho?

El vocablo latino cortex derivó en el mozárabe kórčo, que a su vez llegó a nuestro idioma como corcho. Esa es la denominación que recibe el tejido vegetal formado por células que, por una transformación química, presentan la celulosa de su membrana convertida en suberina (una sustancia elástica e impermeable).

¿Cómo se obtiene el corcho?

El corcho se puede extraer por primera vez cuando el árbol tiene aproximadamente 25 años, aunque este primer corcho no suele ser de buena calidad para la elaboración de los tapones, sino que se utiliza para elementos decorativos y aislamientos termoacústicos.

Tras la primera saca, se puede sacar corcho cada 9 años aproximadamente. En la tercera saca de corcho, cuando el árbol tiene entre 40 y 50 años, es cuando se logra obtener el corcho con las propiedades adecuadas para la producción de tapones de calidad.

El corcho y sus usos en la construcción.

EEUROPA CORK en su edición 52 ha realizado un reportaje de a fondo en el que analiza la situación del corcho en el sector de la construcción.

En éste, hace 50 años el corcho era muy utilizado, sin embargo, poco a poco ha ido cayendo en desuso. Este producto fue el rey como material aislante, sobre todo térmico, en el sector de los inmuebles hace 50 años.

No obstante, los productos sintéticos hicieron acto de presencia y, tal y como pasó en el mercado vinícola, le comieron el terreno en esta aplicación.

No obstante, la materia prima sigue siendo muy demandada en el pequeño sector de las edificaciones sostenible. Además, recientemente, empieza a despuntar la utilización de corcho proyectado en edificios y viviendas particulares. Dentro del sector corchero siguen resonando ecos que hablan de la necesidad de huir del monoproducto taponero.

Año tras año, los profesionales parecen estar más convencidos de que el mercado no puede subsistir con un único producto al que, además, le han salido duros competidores, por lo que se hace imprescindible la diversificación del sector, buscando la rentabilidad más allá de los cierres de las botellas de vino.

La Asociación Sanvicenteña de Empresarios Corcheros, Asecor, desarrolló hace unos años un estudio de mercado en el que se analizaban las posibles vías para la diversificación de la producción.

Así, el documento subrayaba que la industria corchera de los países mediterráneos se ha venido desarrollando desde hace más de 200 años gracias a la mundialización y generalización del sector vitivinícola, que ha canalizado, mayoritariamente, la producción de los alcornocales.

Durante décadas, el tapón de corcho ha sido el cierre hegemónico del vino embotellado en todos los rincones del planeta, relegando a otros productos a una posición testimonial. No obstante, a partir de la última década del pasado siglo, esta situación comenzó a cambiar, con la entrada en el mercado de cierres alternativos sintéticos, sobre todo, basados en el plástico y el aluminio.

El hecho de que el sector corchero dependa de un solo producto motiva un grado de incertidumbre sobre el futuro que es preciso corregir, señalaba el documento. Así, se hacía hincapié en que sin abandonar la producción del tapón de corcho y apostando por la calidad y la trazabilidad de los productos, la industria corchera debía llevar a cabo un análisis de posibles nichos de mercado que permitan diversificar el destino de su producción para, de esta forma, variar también los riesgos inherentes a cualquier evolución negativa del mercado del vino y obtener un mayor grado de autonomía que permita tomar medidas de desarrollo a la industria del corcho a medio y largo plazo.

El análisis de la oferta comercial actual de las empresas permite observar que ya, hoy día, existe una incipiente comercialización a nivel mundial de productos donde interviene el corcho, que no está relacionada con el sector vitivinícola y el producto estrella: el tapón.

La demanda registrada actualmente abarca productos tales como materiales de construcción, revestimientos, aislantes acústicos y térmicos, decoración, juntas (para sectores como el automovilístico, la marina o la aeronáutica), suelos y revestimientos interiores, y un largo etcétera relacionado con la construcción, que se erige como el segundo uso más extendido en el que se emplea la materia prima. Pero…, ¿Tiene futuro el corcho en este sector? Gracias al colaborador Raul Matias Esperilla por enviarnos este material para ser publicado en ARQHYS.

Bibliografía


Referencias, créditos & citaciones APA:
Portal de arquitectura Arqhys.com. Equipo de redacción profesional. (2012, 12). El corcho en la construccion. Escrito por: construccion. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.arqhys.com/construccion/corcho-construccion.html.

Privacidad | Referencias | Mapa | Contacto