Ciudad y vivienda



LA VIVIENDA Y LA CIUDAD. LA VIVIENDA.

La vivienda, la “casa” en términos populares, entendida como estructura material preparada para alojar a los individuos o familias de manera permanente o durante largos períodos de tiempo, constituye el escenario donde se desarrolla la vida de sus ocupantes. Se trata de un espacio condicionado por las necesidades de sus inquilinos.

Paralelamente, las características particulares de cada tipo de vivienda influirán decisivamente en las costumbres, la intimidad y la rutina vital de sus usuarios. Estudiar los elementos que caracterizan los modelos de vivienda propios de una época y de una sociedad determinadas, sus usos y detalles, sus rincones y entorno inmediato, nos permite acercarnos, como consecuencia, al estudio y conocimiento de las formas de organización social y de vida de esa pequeña célula de la sociedad y, consecuentemente, al de la sociedad de un barrio o, en algunos casos, al de una comunidad entera.

La vivienda como expresión cultural. La vivienda constituye una de las formas que más significativamente caracterizan una cultura material. A lo largo de la historia de la humanidad, las diversas civilizaciones se han distinguido por ocupar determinados tipos de viviendas. Según las características que presente la vivienda típica de una sociedad puede deducirse toda una visión del mundo por parte de ésta. También podrá entenderse el tipo de asentamiento o la construcción utilizada mayoritariamente dentro de una determinada cultura y en un momento determinado, como proyección de las formas de relación social presentes en esa civilización. Por regla general, en cada casa habita un grupo familiar más o menos definido, sea como familia nuclear, extensa, etc. Dependiendo de la concepción que tenga cada sociedad sobre lo que es una familia, la vivienda presentará unas determinadas características.

La vivienda autoconstruida. Tradicionalmente, las viviendas han sido elegidas o construidas por aquellos individuos que se proponían habitarlas. Así se aseguraba el que el alojamiento se adecuara casi exactamente a las necesidades de sus ocupantes, pues estos tenían la ocasión de diseñarlas de acuerdo con sus preferencias. Este fenómeno se da todavía en grupos sociales preindustriales y en ciertos entornos rurales, si bien, hoy en día, lo más frecuente en el entorno urbano es que se elija la vivienda entre aquellas que quedan libres tras haber sido ocupadas anteriormente, o bien se escoja alguna entre las series de viviendas de características uniformes que sólo aproximadamente responderán a las necesidades y a los gustos de aquellos que van a habitarlas.


La vivienda y su adecuación al medio. Los factores socioculturales presentan también una gran importancia en el diseño de un tipo de vivienda determinado. Las mayores condiciones de riqueza de una cultura “occidentalizada” (como la nuestra), han dado lugar a la modificación radical o la desaparición, en muchas zonas del mundo, del modelo de vivienda vernácula que, si bien con ciertas limitantes producidas por la natural evolución social, había logrado una particular y acertada adaptación al medio y a las costumbres de las sociedades que lo construían; así, por razones de prestigio social, hoy en día se prefiere en medios como el nuestro residir en viviendas de “estilo” europeo o norteamericano, aunque éstas no sean las más adecuadas a las costumbres familiares ni las más apropiadas (climáticamente hablando) para este medio ambiente en particular. (Colaborado por: Raul Nolasco Kipes, Argentina )

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Ciudad y vivienda. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/contenidos/ciudad-vivienda.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto