Sistemas constructivos de un inmueble



PRESERVACIÓN DE INMUEBLE DE TAQUEZAL PROPIEDAD DE LOS SEÑORES PATRICIA Y PONTUS BUREN.  

PROSPECTO EDIFICATORIO. SISTEMAS CONSTRUCTIVOS: Fundaciones: Muro de piedra bolón de origen volcánico posiblemente del sector de posintepe, roca ígnea diorítica, duras y muy durables, densa y resistente a la meteorización, aglomerada con mortero blanco de cal hidratada y talpuja (toba volcánica) con un dimensionamiento de 35 centímetros de espesor, de forma corrida bajo las paredes interrumpido en los boquete o vanos de puertas.

En otras palabras este muro es corrido a todo lo largo de las paredes de Taquezal del edificio, su función es transmitir las cargas del edificio al suelo de cimentaciones. Paredes: De sistema constructivo de Taquezal en las dos plantas y otras partes del inmueble, el Taquezal fue otro sistema constructivo de frecuente uso durante la colonia, antes y después del incendio de Granada de 1856. Este sistema se utilizó de forma común en las construcciones de viviendas de una y dos plantas.

El sistema de Taquezal esta compuesto de madera, mezcla de cal y talpuja, ripios de tejas de barro, piedras, alambres, fundaciones de piedra bolón, cubierta de teja de barro y estructura de madera de un espesor de 30 centímetros. Consiste en la disposición de postes o columnas de madera, las cuales en la parte inferior en conjunto con las basas de apoyo que son forjadas en roca y que tienen una sección transversal de 35 centímetros por 35 centímetros y una profundidad promedio de 100 centiímetros, sobresalen 25 centímetros del nivel de piso terminado, en esta unión se forma un apoyo articulado por la espiga de la columna que penetran en la base de 8 a 10 centímetros en una sección generalmente circular de 8 a 10 centímetros de diámetro y colocadas antes y después de los vanos de puertas, luego en las columnas se clavan tiras de madera por el interior y exterior de los muros, espaciadas cada 12 a 18 centímetros de centro a centro.

El espacio entre reglas de madera es rellenado con piedras, areniscas, ripios de teja en conjunto con un mortero a base de cal y talpuja, luego ambas caras son aplanadas con el mismo tipo de mortero a base de cal hidratada y talpuja. Los techos consisten en tiras de madera apoyadas en los largueros. En las viviendas de dos plantas, los entrepisos y escaleras eran confeccionados con madera. La justificación y empleo del Taquezal en las paredes de la primera y segunda planta, puede encontrarse en la búsqueda por reducir el espeso de los muros de carga de adobe y disminuir la transmisión de cargas al basamento (muro – suelo).


El sistema vertical de las columnas del primer y segundo nivel que son convertidas en diafragma flexibles por las tiras de madera de ambas caras, forman un marco estructural cuando se les agrega la viga de entrepiso y la viga de coronamiento. El entrepiso formado por viguetas de madera de secciones transversales de 5” x 7” separadas a 50 centímetros de centro a centro, rigidizan el edificio lateralmente y con la colocación del piso de madera que consiste en tablillas de madera tipo machimbre de 10” a 12” de ancho por 1 ½” de espesor, viene este último a formar un diafragma flexible y no rígido capaz de transmitir fuerzas laterales de sismo o viento a los elementos verticales que forman el sistema resistente a dichas cargas.

El balcón de la fachada principal esta soportado por seis columnas colocadas de forma esquinera y a escuadra en los extremos del voladizo, de geometría circular y cuerpo de ladrillo cuarterón, que se apoyan en una base cuadrada de 50 centímetros por 50 centímetros que transmite las cargas al suelo de cimentación. La losa del balcón esta formada por ladrillos cuarterón colocados de forma tal que su sistema constructivo trabaje a compresión, esto se logra con llaves en forma de “ V “ en el centro del claro corto y claro largo.

El ladrillo con la mezcla utilizada como argamasa es colocado en una cimbra de madera, que sirve de molde para formar la estructura de la losa, que luego es protegida contra la infiltración de las aguas de lluvia por medio de la colocación de ladrillo artificial sobre una superficie que tiene desniveles o caídas para encausar las aguas de lluvia que son recolectadas por tuberías metálicas que drenan la precipitación de forma lateral a los jardines y la vía pública. Este balcón es rematado perimetralmente por balaustradas de estilo Romano. El balcón interno de la segunda planta, esta apoyado por las columnas de madera forjada del primitivo corredor original de la vivienda, esto se puede notar en la prolongación de estas columnas en 1.40 metros del nivel superior de las vigas soleras de los corredores al nivel de piso de la segunda planta, que llega alcanzar una altura de 5.45 metros respecto al primer nivel.

En la remodelación del inmueble original se tuvieron que eliminar dos limahoyas y los largueros del original techo a media agua que cubría el corredor donde se construyó  el área del balcón interno. Pueden notarse en la actualidad vestigios de antiguas paredes de adobe, que actúan de cerramiento en ciertos sectores del inmueble. Los actuales corredores originales y de forma opuesta ( este y oeste) paralelos de sur a norte, construidos con techo de estructura de madera y teja de barro cocida de forma  de media agua, están distribuidas de forma simétrica, lo conforman columnas de madera labrada terminadas en zapatas aéreas que juntos cargan la viga solera de sección transversal de 7”x7”, esta viga soporta parte de la carga del techo de media agua, la que es transmitida por las columnas al suelo de cimentación a través de la base de apoyo de piedra labrada que sobresalen 5 centímetros del nivel de piso terminado.

El primer corredor de fondo del primer patio, sufrió alteraciones arquitectónicas que fue transformado para otros usos de servicio, como comedor, cocina grande, sector de lavandería, baños y dormitorios de empleados, aún queda una primitiva pared de bloques de adobe, los cuales con los cambios introducidos a sus paredes causan daños considerables por la presencia de puntos húmedos. Estos puntos húmedos con el pasar del tiempo, el efecto que han causado sobre la estructura de las paredes de bloques de adobe, son debilitar la resistencia de estos muros de carga.

¿Cómo ocurre eso? Las zonas húmedas peligrosas y dañinas son las áreas de baño, la humedad que se transmite a la pared por capilaridad es desde una altura aproximada de 1.80 metros, esta humedad se precipita por efectos de la gravedad, por lo tanto toda esa área a la que se hace mención, esta propensa a mantenerse humedad por mucho tiempo, propiedades de los suelos arcillosos, por lo tanto, todo el refuerzo de fibras vegetales que lleva el bloque de adobe construido de arcilla, esta fibra que sirve para resistir en primer lugar las contracciones que se producen durante el secado al sol de los bloques de adobe y segundo, resistir en mayor parte los esfuerzos de tensión que transmiten los muros de adobe producto de las cargas actuantes y el peso mismo del muro.

El grado de humedad que se mantiene en las paredes de adobe, que están expuestas a duchas y bañeras de tinas, comienza la humedad a debilitar la fibra vegetal de los bloques que le sirve como un refuerzo a las tensiones y al destruirse por causas de los humedos, los bloques de la parte inferior quedan sueltos y con el tiempo cuando hacen desaparecer el baño o los puntos húmedos, viene el proceso de secamiento de las partes que estuvieron expuestas a la humedad por mucho tiempo y pasado el tiempo estos sectores de muros quedan secos, y es ahí donde se comienzan a manisfestar los problemas estructurales. Los bloques inferiores de adobe si se les practica una hinca con una pulla metálica o la cuchara de albañilería, se podrá notar el desprendimiento de partículas que antes estaban conformadas de forma homogénea, pero que ahora han perdido esa fuerza de cohesión que mantenía unidad a sus partículas.

El elemento estructural ( muro de adobe) en este caso a perdido todas las condiciones de resistencia a cargas verticales, ya que sus componentes estructurales se han disgregado, por lo tanto se presenta un caso típico parecido al de la licuefacción en suelos arenosos, se puede producir un colapso cuando a una de estas paredes se le incrementan las cargas de techos ya sea aumentando cielos falsos o incorporando una lámina de zinc corrugado calibre 28, para evitar goteras por agua de lluvia, lo que aumenta el peso por unidad de superficie de la cubierta del techo.

Riesgos: El edificio en estudio presenta tres diferentes tecnologías constructivas de sus paredes, Taquezal, adobe y mampostería de ladrillo cuarterón reforzada con elementos de concreto armado, que analizándolos a nivel de componentes presentan mayores problemas estructurales y de estabilidad las paredes de adobe a consecuencia de la fragilidad en la unión de los bloques en los encuentros de las esquinas y a la poca resistencia a los esfuerzos de flexión en el plano perpendicular de los mismos. Las edificaciones de Taquezal pueden ser mucho más estable, siempre que los encuentros entre muros sean solucionados adecuadamente ( zonas más vulnerables a los eventos sísmicos ). En cambio los muros de mampostería reforzada han demostrado últimamente mayor resistencia estructural que las paredes de adobe y taquezal a los movimientos del suelo. Granada presenta dos fallas geológicas conocidas al sur de la ciudad, la falla de la Joya, que cruza hasta el cerro Posintepe en dirección oeste y la falla del Varillal que nace en el cerro El Chanal y cruza el municipio de sur a norte, pasando por donde fue la Empresa Constructora ECODIN, con prolongación hacia la Laguna de Apoyo.

Estas fallas geológicas no han presentado problemas durante los últimos 30 años, sin embargo, la ciudad se ha visto afectada por eventos sísmicos de otras zonas cercanas, como por ejemplo el terremoto de Managua del año 1972, los sismos ocurridos del 6 al 31 de Julio del año 2000, en uno de los cuales se produjo el terremoto en la Laguna de Apoyo, los eventos que producen los choques de las placas tectónicas Coco y Caribe de la plataforma intercontinental frente a las costas del pacifico de Nicaragua, los eventos producidos por la falla del Astillero de Rivas de los últimos 6 años y en el año 2005 una nueva falla en la isla de Ometepe producto de la actividad del volcán Concepción.

Todas estas ondas sísmicas que han golpeado las edificaciones de adobe y taquezal del casco histórico de la ciudad, han causado daños en las estructuras de estos edificios ( Fracturas diagonales, horizontales y verticales en muros de adobe) desprendimiento o explosión de sectores de paredes y cornisas en construcciones de taquezal, deslizamientos de tejas de barro de las cubiertas de techo, torsión en las soleras y pilares de madera de corredores de patios coloniales, asentamiento en suelos arcillosos, etc.). Si a todos estos eventos naturales le agregamos los causados por la humedad de las goteras de los techos por muchos años, producto de las precipitaciones pluviales que causan daños irreparables en muchos casos a las paredes de adobe, lo mismo que a zonas de la madera de las estructuras de taquezal y techo, que se vuelven criaderos de colonias de hongos por lo tanto estos elementos estructurales pierden en la mayoría de los casos su resistencia para lo que fueron diseñados.

Puedo afirmar que si a un Inmueble no se le dedica el tiempo para darle mantenimiento, éste edificio pierde consistencia estructural y está condenado a invertirse más costos por su rehabilitación, y más aún cuando se trata de un edificio de primer orden. En todo caso si no se le presta la debida atención, tiende a desaparecer como a sucedido con muchos edificios del centro histórico dela ciudad, como la casa Sampieri, la casa donde estuvo el Restaurante el Sombrero que estaba localizado a media cuadra hacia el este del Inmueble en estudio y que actualmente es un parqueo, el antiguo hospital San Juan de Díos en completo deterioro, el inmueble de corredores aporticados de taquezal conocido como la casa Guerrero Vega localizada en la intersección de la calles Corral y avenida Guzmán en franco deterioro y en esa misma intersección casa esquinera de adobe ya desaparecida y que actualmente funciona como otro parqueo, esto es una muestra de muchos inmuebles ya desaparecidos.

Hay que adelantarse al abandono y consecuente deterioro de las edificaciones a través de planes de una bien entendida renovación urbana en la cual debe seguirse una metodología que consiste en estudiar la tipología de los inmuebles de cada zona y proponer usos nuevos que introduzcan el confort contemporáneo, sin alterar las estructuras tradicionales, ni desplazar a los ocupantes del área de influencia.

En los últimos 6 años los edificios del centro histórico de Granada han cambiado de usos en forma más o menos espontánea, para servir de viviendas o locales comerciales ( hoteles, restaurantes, casas de huésped, oficinas, etc.), pero sin llegarse al extremo de la demolición y/o reemplazo por otras construcciones, proponiendo y diseñando para ello, funciones diferentes acordes con las necesidades de la ciudad.

Mas artículos sobre: Preservación de inmuebles

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Sistemas constructivos de un inmueble. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/contenidos/constructivos-inmuebles.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto