Hormigon celular curado en autoclave



Hormigón celular curado en autoclave.

El hormigón celular curado en autoclave (AAC), a veces conocido como el hormigón celular autoclavado (CAC), se inventó a mediados de los años 1920 por el arquitecto e inventor sueco Axel Eriksson, es un material ligero, útil para los edificios prefabricados y proporciona a la estructura, el aislamiento al fuego y la resistencia al moho, en un solo material. Los productos AAC incluyen bloques, paneles de pared, paneles de piso, techos y dinteles. Desde entonces se ha refinado como un material de alto aislamiento térmico a base de concreto, utilizado para la construcción, tanto interna como externamente. Además de la capacidad de aislamiento, una de las ventajas de AAC en la construcción es su instalación rápida y fácil, ya que el material puede enviarse, lijado y cortarse a la medida en el sitio, usando una sierra estándar con cinta de acero, sierras de mano y fresas.

El 98% de los edificios construidos con materiales AAC utilizan un mortero de capa delgada, que viene a la implementación en un espesor desconocido. Esto varía en los códigos de construcción nacional y crea los miembros de una construcción sólida y compacta. El material AAC puede ser recubierto con un compuesto de estuco o yeso contra los elementos. Los revestimientos de materiales, como el ladrillo o el revestimiento de vinilo, también se puede utilizar para cubrir la parte exterior de los materiales AAC. El material AAC ofrece considerables ventajas sobre otros materiales de construcción, uno de los más importantes es su bajo impacto ambiental. La eficiencia de los recursos de alta AAC provoca un bajo impacto ambiental en todas las fases de su ciclo de vida, desde la transformación de las materias primas hasta la eliminación de los residuos.

El peso ligero de los materiales AAC ahorra energía en el transporte. El hecho de que el material AAC es hasta cinco veces más ligero que el concreto, produce una reducción significativa de las emisiones de CO2 durante el transporte. Para reducir la necesidad de transporte, los fabricantes de AAC aplican el principio de producir el material lo más cerca posible a su mercado de consumo. El excelente rendimiento térmico de AAC realiza una importante contribución a la protección del medio ambiente, por reducir drásticamente la necesidad de calefacción y refrigeración en edificios. Además, la fácil manejabilidad del AAC permite reducir al mínimo la generación de residuos sólidos, durante el uso.

A diferencia de otros materiales de construcción, el AAC puede eliminar la necesidad de ser utilizado en combinación con productos de aislamiento, que aumentan el impacto ambiental y el costo de la construcción. Desde el año 1980, ha habido un aumento mundial en el uso de materiales AAC, por esto, nuevas plantas de producción se están construyendo en los EE.UU., Europa del Este, Israel, China, Bahrein, India y Australia. El AAC es cada vez más utilizado por los desarrolladores, arquitectos y constructores de viviendas. El material es conocido también como: autoclave de hormigón, hormigón celular curado en autoclave, hormigón celular, hormigón poroso, Hebel (Australia), aircrete y Thermalite (Reino Unido), BCA (Rumania).

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2012, 12. Hormigon celular curado en autoclave. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/contenidos/hormigon-celular-autoclave.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto