Conceptos asociados a la desigualdad territorial



El diagnóstico de las desigualdades territoriales en el desarrollo y su evolución temporal constituye desde hace bastante tiempo un asunto de permanente actualidad por su aplicabilidad en la valoración y formulación de políticas. De forma genérica, se entiende la desigualdad, como diferencias apreciables y sistemáticas entre individuos y grupos sociales de una población dada.

En las aproximaciones a su análisis cabe reconocer una notable divisoria entre las que se desentienden de la dimensión espacial de tales desigualdades y las que la integran de manera explícita. Éstas últimas, propugnadas atinadamente desde la perspectiva geográfica, parten de una teoría socio-espacial (y no exclusivamente social), lo que les permite mostrar las desigualdades allí donde suceden, es decir las desigualdades socio-espaciales, con la consiguiente ventaja diagnóstica y operativa (vid. por ejemplo Moreno Jiménez et al., 2003, cap. 2).

Aunque de forma sucinta, resulta pertinente destacar que conceptualmente toda desigualdad no constituye por sí misma una denotación negativa, sino que es constitutiva de la diversidad natural y la diferencia humana. El problema surge cuando ésta tiende a la polarización y deja a elementos naturales y/o humanos en condiciones de regresión, retraso o marginación; ello le confiere un carácter negativo e indeseable que precisa corrección. Como bien matizaron Rodríguez Martínez y Zoido Naranjo (2001, p. 115), ciertas diferencias (sociales o territoriales) no tienen connotación negativa alguna, sino a veces todo lo contrario – por lo que deberían ser mantenidas o potenciadas.

Una mínima revisión bibliográfica sobre el desarrollo y las desigualdades asociadas al mismo pone de relieve la trascendencia de la cuestión a todas las escalas espaciales, lo que ha quedado ampliamente de manifiesto en obras desde la geografía (vid. por ejemplo, Coates, Johnston y Knox, 1977; Smith, 1980), la economía (e.g. Cuadrado Roura y Parellada, 2002; Rey y Janikas, 2005) y organismos internacionales (v. gr. Hardy y Zdan, 1997; Naciones Unidas, 1998; European Communities, 2001).

Del examen de los recientes trabajos de investigación realizados sobre la materia y centrados en el ámbito latinoamericano se constata que una parte importante proviene de contribuciones desde las investigaciones regionales3, frecuentemente interesadas en el cálculo de la desigualdad del ingreso y la pobreza relacionada a ésta; los estudios relacionados con la igualdad en la salud4 son igual de numerosos y han destinado un esfuerzo substancial a precisar conceptos propios de esta problemática. En España, y por parte sobre todo de algunos geógrafos, se ha ampliado la perspectiva a facetas mucho más variadas, lo que permite aprehender y valorar mejor tales desigualdades (vid. por ejemplo, Zoido y Caballero, 2001; Pedregal, Torres y Zoido, 2006; Moreno y Vinuesa, 2006 y 2007)


Habitualmente, la desigualdad es tomada con un significado cuantitativo, expresada en la comparación entre los que tienen más con los que tienen menos5, (Maluf, 1998), independientemente del sentido de la variable a medir. Es por ello por lo que la aproximación útil para el seguimiento de la desigualdad, tanto en el tiempo, como entre diferentes unidades espaciales se centra en: a) el análisis de indicadores de tendencia central (nivel de la variable); b) la forma en que se reparte el total de la variable entre un conjunto de observaciones o unidades (grado de concentración); c) y la determinación de los casos favorecidos y los perjudicados con una determinada distribución y su variación en el tiempo (forma de la desigualdad) (MIDEPLAN, 2001).

Estos aspectos desarrollados comúnmente en los estudios de desigualdad pueden separarse analíticamente por medio de la aplicación de un conjunto de instrumentos estadísticos (desde simples estadísticos descriptivos hasta complejos índices), que permiten, una vez integrados con herramientas de Sistemas de Información Geográfica (SIG), proporcionar una apreciación coherente de los distintos aspectos contenidos en el estado actual y el cambio de los niveles de desigualdad, a diferentes escalas geográficas, es decir, desde desigualdades encontradas entre países a nivel mundial, hasta desigualdades encontradas entre barrios a nivel local.

En línea con estas premisas, en esta investigación se aborda el análisis individualizado de un amplio conjunto de indicadores, seleccionando diez que gozan de inequívoco reconocimiento en esta tradición de estudios, agrupados en las dimensiones de capital humano, pobreza e higiene, y salud humana, intentando así representar la naturaleza multidimensional del problema.  Gracias a Rocio Linette Quiñoz por colaborarnos este artículo para ser publicado en ARQHYS.com…

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2011, 07. Conceptos asociados a la desigualdad territorial. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/general/conceptos-asociados-a-la-desigualdad-territorial.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto

Un comentario

  1. andrea says:

    Hola, donde encuentro la investigación completa.
    Gracias