Fernando Álamo: El jardín en el Agua



Ángeles Alemán es Profesora Titular de Historia del Arte de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria.

Ha dirigido el Centro de Arte La Regenta, en Las Palmas, y ha comisariado numerosas exposiciones. Ha publicado artículos en catálogos y en publicaciones especializadas, y es autora de El espacio forjado. Martín Chirino, Las Palmas, 1994. En la actualidad forma parte del consejo asesor del Centro Atlántico de Arte Moderno. La exposición de Fernando Álamo El jardín en el Agua ha estado abierta al público en la Galería Vegueta / La Cochera de Las Palmas hasta el 14.01.05

Debido a que la facultad de la vista es continua, debido a que las categorías visuales (rojo, amarillo, oscuro, fino, grueso) son siempre constantes y debido a que son muchas las cosas que parecen permanecer en su lugar, uno tiende a olvidar que lo visual es siempre el resultado de un encuentro irrepetible, momentáneo.

En las últimas décadas, el desconcierto del ámbito artístico ante la pintura ha sido cada vez más notable. En ocasiones, incluso, rozando la duda acerca de su pertinencia. En los grandes encuentros del arte, la pintura resulta muchas veces la gran ausente, diluida entre la intervención y la acción espacial, y la imagen en continuo movimiento propiciada por la necesidad de relatar el mundo cotidiano. Tal como pude comentar hace poco, en el ámbito de un encuentro intermedia, el arte ha intentado dar la respuesta ante el desasosiego provocado por los acontecimientos que en los últimos años sacuden este planeta, y es ésta quizá, junto con otras razones de índole puramente creativa- el acceso a las nuevas tecnologías, el deseo de la inmediatez en el relato de la propia obra- la razón de este cambio en la creación artística. A lo largo de este proceso, la soledad de la pintura se ha hecho evidente; o más que soledad, aislamiento. Quizá la estetización excesiva del modelo occidental ha llevado al arte y a los artistas a ser conscientes de una búsqueda de denuncia, de compromiso, o en su defecto, del relato de lo que ocurre en la vida diaria, abandonando los medios clásicos de expresión a favor de la inmediatez propiciada por nuevos medios de lenguaje artístico.

La incógnita ante la pintura, ante el devenir del arte, se ha ido transformando en una certeza, la de una pintura que sólo puede existir en relación con aspectos antes invisibles, como alternativa válida al protagonismo de la realidad virtual o de la realidad más cruda expuesta en los monitores o las fotografías. En este entorno, la existencia de una pintura plenamente actual, válida en nuestro tiempo, se hace difícil. Es raro encontrar una obra que responda a las nuevas expectativas de la estética sin abandonar el soporte pictórico. Y es, desde esa rareza, donde la obra de Fernando Álamo surge como una respuesta posible.

La pintura de Fernando Álamo en su última exposición ,El Jardín en el Agua, tiene algo de apocalíptico, de doloroso enigma, pero también de belleza incontestable. Las flores que pinta Álamo son sin duda las flores más sexuales que se hayan pintado desde las inmensas orquídeas de Georgia O’Keefe. Pero frente a las de la pintora americana, explosión de sexo diferenciado y solitario en los órganos vegetales, Fernando Álamo nos introduce en el centro de la pasión, en un centro rojo y negro en el que la vida y la muerte se dan la mano.


Se aúnan en estos cuadros, pintados en estos últimos años de silencio, las lecciones de la pintura de Occidente y de Oriente. Las texturas, las veladuras, la riqueza cromática de los rojos entonados en una cadencia sin final, de los grises y los negros contrastados por los blancos, heredados de la tradición pictórica occidental, están concebidos y situados, por contraste, en un espacio místico, casi zen. En El Jardín en el Agua el artista da una versión nueva y emocionante de la reflexión de la pintura y sobre la pintura: ésta deja de ser una ventana abierta al mundo para convertirse en la ventana abierta a los deseos, al interior más profundo del ser humano. Las flores copulan. Los pistilos y los tallos fálicos acarician o atraviesan los pétalos, la mancha del semen y de los flujos vaginales se esparce en el cuadro, convirtiéndose en la metáfora del sexo.

Fernando Álamo es un pintor de inteligencia e intuición contrastadas a lo largo de su trayectoria, pero en los últimos años -siempre indaga, crea nuevas series, pero sin arriesgar tanto como en este momento- ha encaminado su obra a una madurez espléndida. En el ámbito de lo nuevo, de la duda que vivimos desde esta ultramodernidad, el hilo de Ariadna definitivamente roto, perdidos en el laberinto, nos encontramos con la certeza de que esta es la pintura de este tiempo nuevo y tormentoso que nos ha tocado vivir. Hay belleza, pero convulsa, tal como profetizó Breton. Hay soledad, pero acompasada, atemperada, en el sexo, sea o no el de las flores. Hay esperanza, poca, pero hay certeza en la vida como un acto de conocimiento, no de fe.

El sexo encuentra en estas pinturas, grandes flores, inmensos pétalos, pistilos y nubes de polen, una metáfora hermosa y desoladora. Fernando Álamo ha atravesado sin hilo el laberinto. En su búsqueda, se ha aliado con la esencia más honda del ser humano, con la eterna metáfora de creación y destrucción que representa el sexo. Encuentra en las plantas- muy lejos éstas de las de su serie Natura, bellas imágenes acompasadas al calor de la ironía- la idea clara, el símbolo perfecto, para esta magnífica serie, para esta celebración de la pintura. Hay dolor y muerte, belleza y vida, difícil confluencia, en estos cuadros. La belleza se transforma en ellos, como ya anunció Rilke, en el principio de lo terrible. La pintura de Fernando Álamo resuelve, de forma certera, la difícil permanencia de la pintura como lenguaje. Gracias a Celia Mogica por colaborarnos esta publicación…

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2013, 03. Fernando Álamo: El jardín en el Agua. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/general/fernando-alamo-el-jardin-en-el-agua.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto