Las partes de un volcán



Un volcán consiste en una montaña que posee una abertura por la cual pueden salir materiales sólidos, gaseosos o líquidos desde la zona interna de la Tierra.

Asimismo, es definida como una fisura de la corteza terrestre sobre la cual se aglomera un cono de materia sólida y derretida que es arrojada hacia el exterior mediante una especie de chimenea. En la cima de dicho cono, existe una formación cóncava que se conoce como cráter. La actividad generada en un volcán es conocida como erupción.

Los volcanes usualmente son estructuras complejas de corrientes de lava y materiales fragmentados. Mediante la chimenea sale la roca derretida que procede del manto terrestre. La misma se denomina lava. Este cono se va estructurando por capas solidificadas, todas ladeadas hacia la parte externa de la chimenea.

Origen de los volcanes


De acuerdo a una teoría conocida como tectónica de placas, la cual fue creada por geólogos y científicos en los años 60’s, el principio de los volcanes están relacionado de forma íntima con el movimiento de la superficie o base terrestre.

Con el nombre de placas tectónicas se conoce a las porciones que son pare de la corteza terrestre la cual está formada por las diversas placas que suelen separarse, desplazarse o impactar entre sí, lo que origina los volcanes y los cerros o montañas.


Los volcanes se conforman en las fronteras de las placas tectónicas, pudiendo hacerlo en las fronteras de convergencia o en las divergentes.

Las fronteras de tipo divergentes de las placas tectónicas consisten en las áreas de la corteza terrestre, donde se genera un estiramiento y aislamiento de las placas, ya que las mismas parecen que se dispersan entre ellas. Esto produce un espacio ideal para que el magma pueda ascender hacia la superficie, lo que constituye el inicio de los volcanes.

Por otra parte, las fronteras convergentes son aquellas zonas donde las placas tectónicas parece que se encuentran una debajo de la otra. En este caso, es la placa interna la que llega a derretirse dando inicio a la creación de magma, el cual se abre paso hacia la superficie mediante las fisuras o fracturas de la placa. De esta manera es que se forman las erupciones.

Partes de un volcán


Cámara magmática

La cámara magmática es el espacio donde se guarda el magma que procede del manto, el cual después es arrojado hacia la superficie como una erupción volcánica. Esta cámara se comunica con el cráter mediante una especie de tubería que se denomina chimenea.

Chimenea o conducto

El conducto consiste en una especie de tubería por donde sale el magma hasta llegar al cráter. Durante su desplazamiento, el magma puede desprender roca de las paredes de dicho conducto, e integrarlos, para posteriormente ser enviados hacia la superficie. En muchos volcanes la chimenea es una estructura conformada por diminutas fisuras.

Cráter

Consiste en un agujero por donde salen los materiales volcánicos cuando se genera una erupción. Habitualmente, los cráteres se localizan en la zona superior de los volcanes.

Cono volcánico

El cono volcánico se conforma por la aglomeración de objetos volcánicos que son arrojados hacia el exterior en las erupciones. Dicho material se observa en las inmediaciones del cráter. Esta parte del volcán puede crecer mucho, según el tiempo de vida que tenga esta clase de montaña.

Domos

Consiste en la aglomeración de lava pastosa que ser deriva del magma que cuando se enfría sobre la abertura del volcán, puede taparla.

Géiser

Se originan con mucha frecuencia en países como Islandia. Hacen referencia a los pequeños volcanes, pero que lanzan vapor de agua.

Respiradero

Es considerado el punto débil de la corteza donde el magma ha podido subir desde la cámara hasta la zona de la superficie.

Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2019, 01. Las partes de un volcán. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/las-partes-de-un-volcan.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto