Optimización del uso de la energía en el hogar



La mayoría de la gente trabaja duro para ganarse el dinero.

Optimización del uso de la energía en el hogar¿Por qué han de quedarse viendo cómo se les escapa por todos los resquicios de la casa? Hay pasos sencillos y económicos que puede dar para hacer su hogar más eficiente en el uso de la energía, lo cual con frecuencia rinde grandes beneficios. Y, como ganancia extra, benefician al medio ambiente y a la alcancía de la familia. En este artículo analizamos algunas formas sencillas y económicas de reducir el consumo de energía en el hogar.

 

Aislamiento de su calentador de agua

Tapar su calentador de agua con una frazada ahorra energía. Si siempre tiene mucha agua caliente, es posible que sin perder comodidad pueda bajar el termostato de su calentador de agua. Pero no lo baje a menos de 120° F. Los calentadores eléctricos responden mejor a este modo de ahorrar energía. También hay disponibles relojes programables que le permiten ajustar el calentador de agua a su rutina de uso del agua y evitan que éste trate de mantener el agua caliente en los períodos en que no se usa.

Los calentadores de agua tienen aislamiento, que siempre puede ser mejorado. Con una pequeña inversión puede reducir significativamente la cantidad de calor que pierde la unidad, especialmente si está situada en un área sin calefacción. Hay disponibles juegos de cobertores aislantes muy baratos para calentadores de agua; o, si lo desea, puede hacer el suyo propio. Si lo hace, necesitará un rollo de cinta plateada y material aislante de fibra de vidrio forrado.

  • Corte tiras de aislante de una longitud igual a la circunferencia del calentador de agua.
  • Aplique horizontalmente las tiras de aislante alrededor de la unidad usando cinta plateada para pegar las uniones donde se encuentran.
  • Haga recortes para dejar descubiertos el termostato, los controles y las llaves de drenaje.
  • Si tiene un calentador de agua eléctrico, corte una tapa de aislante que se ajuste a la parte superior. Deje orificios para los tubos de entrada y salida de agua.
  • Si tiene un calentador de agua de gas, no cubra el acceso al quemador ni el cuello del humero. Deje unas 2″ de área descubierta alrededor del cuello del humero.
  • Ponga cinta plateada en cualquier junta y unión que quede.

Envoltura de los tubos

¿Pasan sus tubos de agua por alguna zona que no tiene calefacción? ¿Pasan debajo de su casa o vienen de un cuarto de utensilios? En tal caso, aísle los tubos, al menos los de agua caliente. Los tubos de agua caliente sin aislar pierden calor y hacen trabajar de más a su calentador. Aunque no ocurre lo mismo con los tubos de agua fría, aislarlos puede evitar que suden y goteen en áreas con calefacción o se congelen en áreas que no la tienen.

Hay a su disposición fundas de aislamiento de hule espuma prefabricadas para tubos, que cuentan con un corte longitudinal y se ajustan sencillamente a los tubos. Recorte las fundas de modo que encajen lo más ajustadamente posible a los extremos, las esquinas y las juntas. Con un poco de imaginación, podrá cortar ingletes y ángulos de tal manera que el aislamiento cubra completamente todas las uniones. Cubra las aberturas y las uniones con cinta de vinilo para ductos.


Reemplazo de los filtros del generador de aire caliente

Las personas que se dedican al negocio de la calefacción y el aire acondicionado hablan mucho sobre la importancia de cambiar los filtros de los generadores de aire caliente. Debe haber alguna razón. La mayoría de los filtros de generador de aire caliente son baratos, desechables y fáciles de reemplazar. No hay ninguna razón para descuidarlos. Por otra parte, los filtros tapados reducen el flujo de aire a través del sistema de calefacción o enfriamiento, y obligan a la unidad a trabajar más. Los filtros obstruidos severamente pueden hacer que la unidad se sobrecaliente y provocar daños prematuros en la compresora de los sistemas de aire acondicionado.

Revise mensualmente el filtro de su generador de aire caliente. De hecho, algunas personas dicen que si se toma la molestia de sacarlo y mirarlo, lo mejor es que siga adelante y lo reemplace. Si usa los filtros desechables más costosos diseñados para filtrar alergenos y partículas extremadamente pequeñas, es recomendable que mire el filtro a contraluz para ver que sigue siendo translúcido, pero tenga presente que aun estos filtros deben reemplazarse al menos cada tres meses. Existen filtros electrostáticos que se cargan a sí mismos y no necesitan electricidad. Filtran partículas extremadamente pequeñas y duran varios años. Este tipo de filtro debe limpiarse enjuagándolo por el lado limpio una vez al mes.

Cubra las ventanas y selle las puertas

El calor que se pierde a través de ventanas y puertas representa una porción considerable de la mayoría de los recibos de calefacción. Se calcula que sólo la pérdida a través de las ventanas puede explicar hasta el 35 por ciento de los recibos de calefacción. Si está cansado de ver cómo el dinero que tanto trabajo le ha costado ganar se le escapa en forma de energía por todas las rendijas de su hogar, hay algo que puede hacer:

  • Use una vela o un trozo de hilo ligero en un día de viento alrededor de las ventanas y puertas para ver la dirección de las corrientes de aire. Esto le mostrará las zonas problemáticas que necesitan atención inmediata.
  • Elimine y reemplace el sellamiento dañado y la cinta de hule espuma. La espuma autoadhesiva y los burletes de hule enrollado son fáciles de instalar y ayudan enormemente a la eficiencia energética de su casa.
  • Un procedimiento barato de hacer las ventanas resistentes a los cambios de tiempo consiste en pegarles una fina película de plástico transparente usando cinta con adhesivo por ambos lados. Luego se estira la película hasta que quede tensa usando el calor de una secadora de pelo para eliminar arrugas y dobleces.
  • Decore sus ventanas con miras a la eficiencia energética: postigos cerrados, persianas, cortinas y cortinajes con forro. Cada uno de estos componentes contribuye al ahorro de energía ayudando a aislar las ventanas.
  • Si desea una solución de largo alcance, plantéese la instalación de ventanas de repuesto o contraventanas ypuertas con eficiencia energética.

Desarrollo de hábitos para la conservación práctica de la energía

Puede reducir sus gastos en energía con sólo adquirir hábitos de ahorro de energía:

  • Las duchas habitualmente necesitan menos agua caliente que los baños de tina. Se puede economizar aún más instalando regaderas especiales para el ahorro de agua. Esto reducirá el consumo de agua, lo cual es bueno para todos. El principal beneficio son las menores cuentas de calefacción, resultantes del uso de menos energía para calentar menos agua.
  • Use los dispositivos que generan calor, como las lavadoras, secadoras y hornos, durante las horas más frescas de la mañana o la noche. Esto reducirá la carga sobre su acondicionador de aire en el verano y ayudará a calentar la casa en el invierno.
  • Las hornillas eléctricas consumen muchísima energía. Use la hornilla adecuada para el tamaño de su sartén. Igualmente, las cacerolas con fondos planos hacen mejor contacto y conducen mejor el calor que las cacerolas con fondos redondeados.
  • Lave sólo cargas de ropa completas siempre que sea posible y limpie el filtro de pelusa de la secadora después de cada lavada.
  • Examine la posibilidad de sustituir los focos incandescentes por focos compactos fluorescentes. Los focos fluorescentes, comparados con los de filamento, emiten aproximadamente cuatro veces más lúmenes por watt. Por ejemplo, un foco fluorescente de 25 watts proporciona tanta luz como un foco incandescente de 100 watts. ¡Además, los focos fluorescentes duran unas diez veces más!
  • En verano, mantenga cerrados los cortinajes y las cortinas del lado soleado de la casa. En invierno, abra esos cortinajes y cortinas en los días soleados para aprovechar la potencia calefactora del sol. Cierre todos los cortinajes, cortinas o persianas en las noches de invierno para aprovechar sus propiedades aislantes.
  • Use un extractor para retirar el calor y la humedad excesivos de la cocina y del baño en verano. Tenga presente, sin embargo, que los extractores pueden extraer rápidamente el calor de su casa en invierno.
  • Quizá la recomendación más repetida para ahorrar energía en el hogar sea la de ajustar los termostatos a 68° F en invierno y a 78° F en verano.

Ventiladores de cielo raso.

Los ventiladores de techo pueden ahorrar energía tanto en verano como en invierno. En verano, las hojas del ventilador deben girar en sentido contrario al de las manecillas del reloj. Dado que el aire en movimiento se siente más fresco, el uso de ventiladores de techo en el verano le permite aumentar la temperatura del termostato, reduciendo así la carga de trabajo de su acondicionador de aire. Los acondicionadores de aire usan mucha más energía que los ventiladores de techo. En los meses de invierno, ajuste el ventilador de techo a su velocidad más baja e invierta el giro de sus hojas para que suavemente empuje hacia abajo el aire del techo sin llegar a producir brisa.

Aparatos para ahorrar energía

Los termostatos programables ayudan a reducir los costos de energía disminuyendo el uso de ésta en los momentos en que no la necesita. En invierno, por ejemplo, la casa no tiene que estar tan caliente cuando usted está en el trabajo, ni tampoco cuando está durmiendo en su cama. Un termostato programable puede decirle al sistema de calefacción de su casa que se prepare para cuando usted llegue del trabajo o que descanse un poco hasta más o menos una hora antes de que se levante usted por la mañana. Las unidades programables van desde sencillos dispositivos similares a relojes hasta unidades complejas de funciones múltiples que pueden dar instrucciones especiales a su sistema de control de la temperatura de acuerdo con el día de la semana. Una vez programados, estos termostatos funcionan tras bambalinas.

Reguladores de tiro y puertas para chimeneas

Aunque usted no lo crea, una chimenea encendida puede de hecho ¡robarle calor a su casa extrayéndolo por la salida del humo! Aun así, no muchos de quienes disfrutan de su chimenea estarían dispuestos a cambiarla por cuentas de calefacción más reducidas. Afortunadamente, hay un punto medio que permite que la gente tenga chimenea y disfrute de su calor:

  • Si no usa la chimenea, es recomendable que la cierre y aísle. Asegúrese, sin embargo, de proporcionar algo de ventilación para la salida de humos. Si no proporciona tal ventilación, la humedad se condensará en la chimenea. Si la cierra, también debe acordarse de quitar el aislamiento cuando decida usarla.
  • Asegúrese de que su regulador de tiro esté en buenas condiciones de funcionamiento.
  • Añada puertas de cristal para reducir la pérdida de calor conforme se vaya apagando el fuego.
  • Piense en la instalación de un dispositivo combinado de tubo y puerta de vidrio que se inserta en la chimenea. La puerta de cristal cierra el frente de la chimenea, y el tubo y el mecanismo extractor hacen un uso más eficiente del calor que irradia el fuego.
  • Si usa mucho la chimenea, plantéese la posibilidad de añadir un elemento calentador de inserción bien diseñado en la chimenea. Estas unidades vienen con sopladores y termostatos. Están diseñadas para incrementar significativamente la eficiencia de calentamiento de la chimenea al tiempo que conservan la clásica atmósfera de los leños ardiendo. Gracias a Jeanie Megía por colaborarnos este interesante artículo.
Para citar este articulo en formato APA: Revista ARQHYS. 2013, 01. Optimización del uso de la energía en el hogar. Equipo de colaboradores y profesionales de la revista ARQHYS.com. Obtenido , de https://www.arqhys.com/optimizacion-del-uso-de-la-energia-en-el-hogar.html.





Canales.


Nosotros | Política de Privacidad | Contácto