Uso de los muros de contencion


   


Muros de hormigón armado.

Son muros armados interiormente con barras de acero diseñado para poder soportar esfuerzos de tracción”.

Tipos de muros de hormigón armado.

Muros de semigravedad: Similar al de gravedad pero ligeramente armado.

Muros ménsula o en “L”: En estos muros el momento al vuelco, producido por el empuje de las tierras, es contrarrestado por el peso de las tierras sobre la zapata. Son los de empleo más corriente y aunque su campo de aplicación depende, logicamente, de los costes relativos de excavación, hormigón, acero, encofrados y relleno, puede en primera aproximación pensarse que constituyen la solución más económica hasta alturas de 10 ó 12 metros.

Muros de contrafuertes: Constituyen una solución evolucionada de la anterior, en la que al crecer la altura y por lo tanto los espesores del hormigón, compensa el aligerar las piezas. Esto conduce a ferrlla y encofrados mucho más complicados y a un hormigonado más difícil y por lo tanto mucho más costoso, al manejarse espesores más reducidos. Sin embargo, a partir de los 10 ó 12 m de altura es una solución que debe tantearse para juzgar su interés.

Puede tener los contrafuertes en el trasdós o en el intradós.

Con contrafuerte en el intrasdós: Consiste en aligerar un muro de gravedad, suprimiendo hormigón en laas zonas que colaboran muy poco en el efecto estabilizador.

Con contrafuerte en el trasdós: Su idea es igual al del muro con contrafuerte en el intrasdós, pero en este caso los contrafuertes son interiores, es decir, no se ven.

La segunda solución es técnica y economicamente mejor, por disponer el alzado en la zona comprimida de la sección en T que que se forma. La primera solución, al dejar los contrafuertes vistos produce además, generalmente, una mala sensación estética.

(Articulo enviado por: Estevan de Jesus, plazasvargas@terra.com.co)


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario