Teatro de la Opera, Sydney, Australia


   


Teatro de la Opera, Sydney, Australia.

Resulto una tarea casi imposible esta de construir el centro artístico más llamativo del mundo. El arquitecto danés Jorn Utzon tuvo que modificar el diseño de tejado. El edificio, de 18,000 metros cuadrados, consto 102 millones de dólares, y tardo en construirse 14 años. Acogió la primera actuación en 1973.

Los tejados están compuesto por 2, 194 secciones de hormigón previamente modelado, cada una con un peso de 15 toneladas que se sujetan unidas con miles de cables y que se cubren con 1,056,000 tejas. A pesar de haber sido construida en 1973, Sydney Opera House todavía mantiene su encanto vanguardista y, sin lugar a dudad, es emblemática de esta bella ciudad asutraliana. De hecho, el 90% de los turistas que viajan a Sydney La visitan, indistintamente de si asisten o no a algunos de sus espectáculos. Diseñadas por el arquitecto danés, Jorn Utzon, esta reconocida como una de las maravillas arquitectónicas del mundo moderno.

En realidad, su construcción resulto un proceso que tardo más de una década en culminarse y el costo final subió catorce veces mas de lo presupuestado inicialmente. A pesar de que los conflictos entre el arquitecto y las autoridades municipales de aquel entonces llegaron a tal punto que Utzon abandono el proyecto en 1966, debido a las exigencias de incrementar al doble las salas que había previsto el arquitecto.

Con su emblemático techo que para muchos se asemeja a una serie de velas al viento pero cuyo concepto inicial, según Utzon se origino en la forma de una naranja, el gigantesco complejo ha promovido el auge de Sydey como capital cultural. Representa a Australia de la misma manera que la Torre Eiffel representaba a Paris o el Empire State representa a Nueva York. Mientras sus impresionantes e innovadoras líneas de diseño estructural se imponen al paisaje porteño donde esta situado el Sydney Opera House, las múltiples salas que conforman sus espacios interiores, reflejan el universo de actividades culturales que en ellas se desarrollan a diario.

Este original edificio da cabida a cuatro auditorios principales, un hall recepción, cinco estudios de ensayo, cuatro restaurantes, seis bares – teatro, extensas áreas comunitarias y salones, 60 cambiadores y suites, una librería, una cantina para los artistas, oficinas administrativas, una planta extensiva y áreas de maquinas.


Publicaciones relacionadas:


Deja un comentario

*