Saltar al contenido

Proteccion de los interruptores contra sobrecargas y cortocircuitos

Proteccion de los interruptores contra sobrecargas y cortocircuitos.

En el caso de instalaciones interiores de viviendas, las protecciones deberán disponerse de forma que se cumpla lo siguiente:

  • La derivación individual debe estar calculada considerando la intensidad nominal del interruptor general, que será de corte omnipolar.
  • Todos los circuitos interiores estarán protegidos por interruptores automáticos de corte omnipolar, siendo sus intensidades nominales o asignadas inferiores a las admisibles por los conductores que protegen.
  • El poder de corte del interruptor general automático será el adecuado en función de la máxima intensidad de cortocircuito que pueda producirse, con un mínimo de 4.500 A.

La máxima intensidad de cortocircuito depende de la potencia y situación del transformador de alimentación.  El caso más desfavorable se producirá cuando el transformador esté situado en el mismo edificio.
La potencia máxima de los transformadores de distribución suele ser de 630 KVA, que representan una intensidad nominal de cortocircuito del orden de 20 kA. Por ello, parece aconsejable que en tales circunstancias el poder de corte del interruptor general automático de la vivienda no sea inferior a 10 kA.
Con carácter general, deberá cumplirse los siguiente:

  • La intensidad nominal del aparato de protección será superior a la intensidad calculada para el punto de situación.
  • La intensidad nominal de funcionamiento del relé térmico debe ser inferior a la intensidad máxima admitida por el cable en funcionamiento normal.
  • El poder de corte último asignado debe ser mayor que la máxima intensidad de cortocircuito que pueda producirse en el punto de ubicación del aparato, salvo que aguas arriba exista un aparato con poder de corte apropiado, coordinados ambos entre sí, que cumplan las condiciones establecidas en la Norma UNE 20.460/4-43 (ver apartado 1.3.4. del Capítulo I del Manual).
  • El poder de corte de servicio debe ser el adecuado en función de las corrientes de cortocircuito que tengan mayores probabilidades de producirse.
  • La protección de los cables en el caso de cortocircuito debe cumplir la condición de que la máxima energía que deja pasar el aparato de protección sea inferior a la máxima energía admitida por el cable.
  • Debe existir en lo posible una adecuada selectividad en las protecciones, lo que se comprobará mediante las curvas de funcionamiento o las tablas de selectividad facilitadas por los fabricantes.

Como ya ha quedado indicado al tratar con carácter general de las instalaciones de servicios comunes, en el programa se han previsto tres posibilidades: Guardamotor o interruptor automático con relés térmicos (regulables ) y relés magnéticos + contactor ( o arrancador) Interruptor automático con relés magnéticos solamente ( o magnetotérmico) + contactor ( o arrancador ) + relé térmico regulable Seccionador con fusibles tipo aM + contactor (o arrancador) + relé térmico regulable.

Bibliografía


Referencias, créditos & citaciones APA:
Portal de arquitectura Arqhys.com. Equipo de redacción profesional. (2012, 12). Proteccion de los interruptores contra sobrecargas y cortocircuitos. Escrito por: Arqhys Arquitectura. Obtenido en fecha , desde el sitio web: https://www.arqhys.com/arquitectura/proteccion-interruptores-sobrecargas.html.

Privacidad | Referencias | Mapa | Contacto