Arquitectura clasica


   

ARQUITECTURA CLÁSICA. La alta época clásica

Templos: La mayoría de los templos de la alta época clásica eran de orden dórico. Sus columnas relativamente esbeltas indican una reacción contra las proporciones pesadas del dórico de la época arcaica.El período clásico medio. Los arquitectos desarrollaron gran cantidad de métodos para contrarrestar las distorsiones ópticas. Así, el basamento* de los templos se curvaba levemente hacia arriba, las columnas se tallaban más anchas en el centro que en los extremos y se inclinaban ligeramente hacia el interior, y las líneas verticales del edificio se dibujaban con la pendiente necesaria para corregir la distorsión pertinente.
El edificio más importante fue el Partenón, se construyó en su totalidad con mármol.

El período clásico final. Templos: Aunque los templos se seguían construyendo en orden dórico, desapareció el porche posterior. Las columnas corintias (el tercer orden arquitectónico griego), una especie de columnas jónicas con hojas de acanto en los capiteles, se utilizaron para levantar la columnata interior del edificio circular. A partir de este momento los teatros, construidos con gradas de madera sobre la ladera una colina, se empezaron a construir en piedra. En Asia Menor tuvo lugar un renacimiento del orden jónico. El edificio más impresionante fue el mausoleo de Halicarnaso, la enorme tumba del rey de Caria que está considerada una de las siete maravillas del mundo antiguo.

ESCULTURA CLÁSICA. La alta época clásica. La escultura de la alta época clásica no presenta la típica sonrisa arcaica o los suaves detalles característicos del periodo anterior. En su lugar, transmite una cierta solemnidad además de nueva fuerza y simplicidad de las formas. Los escultores de esta época representaban a los personajes en el momento inmediatamente anterior o posterior a la culminación de una acción significativa. Muchas de las obras de la alta época clásica se perdieron en la antigüedad.

El período clásico medio. El período clásico final: Se conservan numerosas estatuas en terracota sin esmaltar del siglo IV a.C. Estas piezas proceden fundamentalmente de ajuares* funerarios y se conocen como figurillas Tanagra en honor a la ciudad de la región griega de Beocia donde se encontraron por primera vez. Muchas de ellas están huecas porque se realizaron con moldes. Están pintadas al temple y recrean diversos temas, como actores cómicos, mujeres elegantemente vestidas, enanos y dioses en miniatura. Las lápidas áticas* de los siglos IV y V a.C. consistían en una losa decorada en relieve, con personajes que transmiten la tristeza de la partida. A menudo, las figuras estaban flanqueadas por pilastras* coronadas por una cornisa. (Articulo enviado por: SEYNI GUZMAN. Email: sealguz21@yahoo.com)




Deja un comentario